Mi espacio utópico y catártico

Uno de policías y ladrones


090403PregoCop

La noche del viernes regresaba a mi casa, eran pasadas las 9 PM. Yendo por Felix Cuevas, me tocó la luz roja del semáforo en la calle de Tejocotes y me detuve detrás de 3 coches, uno de ellos era una patrulla.

Me adelanté por la izquierda ya que no pasaba ningún auto de Tejocotes ni tampoco se veían las luces de que viniera un camión en contraflujo. Me di la vuelta e inmediatamente me siguió la patrulla haciéndome señales para que me detuviera, lo cual hice a apenas unos metros.

Se acercó un menudo y famélico “oficial” de tránsito y solicitó mis documentos. Se los entregué y pregunté cuál había sido la falta para que me detuviera. El individuo “representante” de la autoridad me indicó que había invadido deliberadamente el carril confinado para el transporte público. Como pude le expliqué que actué aún notando su precencia dado que no vi nada indebido al darme vuelta con precaución, cuando había poco tránsito y sin presencia de autobús en contraflujo.

Fue inútil, me mostró el artículo que había infringido y que además implicaba el encierro de mi auto en un depósito, mismo que hasta el lunes después de las 10AM podría sacar. Además, que para cambiar la imagen deteriorada de la policía recibían un incentivo, bono, valoración tajada del botín por cada infracción que generaran. Que con eso se evitaba la corrupción y ellos recibían una remuneración más justa.

Me di cuenta – según yo – que la medida no era tan descabellada, sin embargo iba a dar pie a abusos como el que estaba teniendo en ese momento. Le dije resignado que entendía y que sabía que dado el “incetivo” que le esperaba con mi supuesta infracción no tenía sentido discutir. Le pedí que me hiciera mi infracción y que me devolviera mis documentos. Me ordenó que lo siguiera para dejar mi auto en el depósito y que no intentara darme a la fuga. Ofendido por el comentario, le dije en tono firme y claramente molesto que iba a acatar sus indicaciones pero que primero y dada su altenería iba a realizar una llamada para proporcionar los datos de su patrulla, su nombre, número de placa, etc. porque ya había tenido malas experiencias con algunos de sus colegas policías.

Fingí marcar un número telefónico y con tono de seguridad en mi voz y un pequeño dejo de sarcasmo conversé con mi amigo imaginario. Me aseguré que el “poli” me escuchara al decir la frase “les estoy explicando porqué considero que la infracción no procede pero ya sabes cómo es esta gente. Toma los datos y al rato te vuelvo a marcar.” La acción incomodó al “policarpio” y me tomó del brazo diciéndome “Como caballeros aquí dígame qué podemos hacer.” Realmente molesto, pero haciéndome el tonto le pregunté “¿A qué se refiere? Si usted me está pidiendo dinero, de una vez le digo que sólo traigo 100 pesos y no pienso alimentar la corrupción y menos con el discurso patético que me acaba de echar”

Le dí la espalda y volví a fingir hablar por teléfono – previamente desconecté el timbre para evitar que una posible llamada entrante me descubriera – En tono de burla dije “Oye, date una vuelta por acá por favor y acompáñame. Hay una situación que no te puedes perder” Dicho ésto, llega el mequetrefe policía y me dice sumamente molesto. “¿Sabe qué mano? Súbase de inmediato a su coche y váyase ya. Fíjese para la próxima cuando vaya a dar una vuelta.” Estrechó mi mano y se dirigió a su patrulla.

Me quedé ahí viéndolo con el teléfono en la mano y le dije que nada más me dejara despedir y avisarle a mi gente que ya no viniera. Sin ninguna señal de cortesía ni respeto en su tono de voz me gritó: “Súbase y maneje despacio mientras habla al teléfono, no pasa nada. Pero ya váyase no podemos estar aquí tanto tiempo.”
Me supongo que alguno de sus superiores estaba por pasar por la zona y posiblemente iban a constatar el intento de extorsión y abuso de autoridad y por eso, al ver que no iba a sacarme nada, me urgió para irme además de motivar la infracción de que hablara por teléfono mientras fuera conduciendo… ¿qué tiene esta gente en la cabeza?

Conclusiones:
1. Desconzco si en la noche están abiertos los depósitos de autos, pero lo dudo ya que un día se llevó una grúa mi coche y a las 7PM ya están volando todos y dejan los autos “a la buena de Dios” por lo que este individuo me quiso intimidar con eso.

2. El “incentivo” por una parte está bien para evitar la mordida, pero si de cualquier forma estos infelices cuando aceptas que te hagan la infracción y no les has ofrecido nada, en automático te salen con la estupidez de “como caballeros le voy a decir algo” – es la segunda vez que me lo hacen – entonces no sirve de nada sino para que la extorsión (mordida) sea mucho mayor que antes.

3. Si no se hubiera quebrado en ese momento, estoy seguro que me hubieran detenido camino al depósito (corralón) para mostrarme su “caballerosidad” dado que no existió una infracción como él lo planteaba. Era claramente un intento de extorsión y trató de intimidarme con la multa, el aseguramiento de mi auto y los puntos que iba a perder mi licencia.

4. Dado que ésta es la 3era vez que me tratan de extorsionar y al final me dejan seguir mi camino, cuando sufra un encuentro con una de estas entidades corruptas, sugiero lo siguiente:
– No alegue mucho, es como hablarle a un árbol. No va a lograr más que el “caballero” se ensañe y tenga más elementos para querer infraccionarlo.
– Ya que revisó que sus papeles estén en orden pida que se los devuelvan y que le hagan ahí mismo su infracción. De esa forma se evita perder tiempo cuando la supuesta infracción amerita el depósito del auto en el corralón y así no lo amarran a que los siga o que se quede al tener ellos sus documentos.
– Por nada del mundo les insinúe que si se “arreglan” ahí mismo. Pueden hacerse los ofendidos y al momento de querer negociar le van a pedir más dinero.

Cuando vean que no usted no alimenta la corrupción pueden pasar dos cosas:
1. Que le digan como a mi que se fije y no lo vuelva a hacer dejándole ir o inclusive correrlo.
2. Que le apliquen su infracción. Si es así, por lo menos no alimentó a ese corrupto policía y no genera karma malo 😉

Qué lástima que estas personas sean los que nos debieran de proteger y los que debieran poner el orden… es una gran responsabilidad, un trabajo difícil y loable pero estos individuos tienen otros valores o ninguno.

Anuncios

3 comentarios

  1. Nada mal bastante entretenida la lectura.

    -Anda no seas malo dame esos 100 pesitos, ¿siiii?, “porfis”, como caballeros que “semos”…-

    Bastaba que te dijera eso.

    El artículos de 2wire también esta muy bueno.

    marzo 6, 2008 en 05:31

  2. Hombre gracias!

    Y sí. ¿Qué onda con estos policías? Y estos tipejos se supone que son la autoridad y los que sirven a la gente. Me pregunto qué pensarían si alguno de sus familiares sufriera algo similar a manos de uno de sus “colegas”.

    Eché un ojo a tu blog =) se ve bueno. Se nota que eres un veterano por estos lares. Enhorabuena.

    Saludos

    R@U

    marzo 6, 2008 en 07:00

  3. Ricardo

    Excelente redacción, tienes el estilo muy parecido a un tipo en la revista de conthackto, eres tu??
    por otro lado, otra cosa no veo como adjuntarte un archivo, que me parece interesante saber que piensas, puedes cotactarme y mi mail, por favor y te lo haré llegar, te garantizo que te va a interesar

    abril 25, 2008 en 15:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s