Como es ya de costumbre, de un tiempo acá, casi cada domingo salgo a desayunar con mis padres. Después de tomar los sacratísimos alimentos y de disfrutar de un momento familiar y de una que otra escena en la que mi padre es protagonista, pasamos a la tienda Soriana ubicada en Huipulco.

Dentro de la tienda, una edecán ofrecía una oferta de 1 1/2 x 1 de la nueva bebida de la familia Pepsi: La Pepsi Natural. Mi padre bromeó con ella: “oiga señorita, me ofrece un nuevo producto pero ni siquiera lo he probado.” Después de unos minutos de deambular – wanderear – por la tienda, nos alcanza la edecán y nos regala una botella de 600ml del producto 🙂 qué buen gesto. Pidió permiso y nos regaló una muestra. Le agradecimos por su atención y seguimos el camino hacia los refrigeradores de bebidas. La edecan me regaló un guiño al notar que mi mirada se centró unos segundos en su “espalda baja.” Lo que veía en realidad era el mega calzón que usaba que, junto con ese pantalón entallado que vestía, la hacía ver como si trajera pañal. Le contesté con una sonrisa, levantando la botella recién recibida en señal de “salud.”

Fue entonces cuando me encontré la lata de Jack Daniel’s con coca. Algunos amigos me critican el hecho de tomar Whiskey con Cola que es mi bebida preferida. Hoy me encuentro con que la enlataron y la ponen a la venta. No me imagino cómo pudiera saber pero por lo menos le tomo una fotografía para compartirla en el R@Utopia y en “caralibro”.

090927JDMitCola

Instantes después de tomar la foto aparece un ser humano prepotente (SHP) de no más de 30 años, flaco cuya playera y pantalones parecen heredados de su hermano mayor. Con su gafete colgando del cuello con la leyenda: “Gregorio Velázquez. Seguridad” del cuello, radio en mano y con cara de “yo soy la autoridad”. Se refiere a mi en tono prepotente: “disculpe joven” – imagínandome el porqué me llama, hago switch al modo “yo soy más mamón que tú” y le respondo con una sonrisa cínica y un cordial “sí. Dígame”

– SHP: “No puede tomar fotos de la tienda”
– R@U: “Ahh. No tomé fotos a la tienda. Tomé una fotografía de un producto que me gustó.”
– SHP: “Si. no puede tomar aquí fotos de nada. Es reglamento interno de la tienda.”
– R@U: “Dado que yo soy cliente y por lo tanto no pertenezco a su tienda, no estoy sujeto a reglamentos internos.”
– SHP: “Es reglamento general.”
– R@U: “¿Sería tan amable de mostrarme dónde dice en su reglamento que un cliente no puede tomar fotografías dentro de la tienda?”

Ya en tono firme y evidentemente molesto. Esta gente no sabe expresarse y piensa que agregando “interno” a la palabra “reglamento” sonará intimidante 😛

– SHP: “No.” – con el clásico tono de naco “nooo” jaja parecido a un mugido 😀
– R@U: “Lo que quiero es verificar que realmente exista el reglamento y no que esto sea por sus pistolas.”
– SHP: “Na más, le pido de favor que borre las fotos que tomo.”
– R@U: “Permítame un momento que voy a grabar esta conversación.”
– SHP: “No puede hacerlo.”
– R@U: “Puedo y lo hago. ¿Podemos ver al gerente?”
– SHP: “Claro que sí.”

Nos dirigimos a la entrada donde se encuentra Servicios al Cliente mientras esta descortés entidad le llamaba por radio a su gerente.

– SHP: “Y tampoco puede abrir el producto ¡eh!”

Refiriéndose a la botella de Pepsi que traía en la mano.

– R@U: “Éste me lo regalo la señorita. ¿Quiere que hablemos con ella también?”
– SHP: “Na más le digo.”
– R@U: “Es un producto que yo no conozco y por eso le tomé una foto. No es para que se ponga usted en ese plan.”
– SHP: “Na más le pedí de favor que la borrara.” en un tono nervioso y ahora sí, cordial.
– R@U: “Yo soy periodista” 😉 pongo atención a su rostro para ver si se prende alguna expresión; ésta fue de sorpresa. “Y quiero ahora conocer el servicio a cliente de Soriana y si realmente existe el dichoso reglamento y porqué no está a la vista.”

Llega el “Gerente” sin siquiera presentarse.

– Gerente: “¿Qué pasó?
– SHP: “El señor está tomando fotos dentro de la tienda. Le estoy pidiendo de favor que no se puede pero no entiende.”

Pacientemente lo dejo expresar su impotencia para el manejo de estas situaciones. No me quiero imaginar cuando esta entidad se encuentre con un ladrón o con alguien armado… tienen nulo entrenamiento y menos aún en trato con el cliente.

– R@U: “Le digo al señor que por favor me enseñe en qué parte del reglamento y porqué no está a la vista, donde dice que no puedo tomar fotografías.”
– Gerente: “Usted tiene la obligación de acatar las políticas de la tienda.”
– R@U: “¿Unas políticas que no tienen a la vista? Si usted me muestra dónde se encuentran las políticas que tenemos que acatar los clientes al entrar a su tienda entonces yo decido si entro o no vuelvo a pisar su tienda.”
– Gerente: “No tenemos obligación de enseñarle las políticas”
– R@U: “Perdone, ¿cuál es su nombre?”
– Gerente: “Miguel Ángel Simón” (o algo por el estilo porque tampoco sabe expresarse ni articular bien ni las palabras de su nombre)
– R@U: “¿Sabe lo que va a pasar?
– Gerente: “¿Qué?”
– R@U: “Que ya no voy a volver a regresar aquí. Y voy a escribir una nota negativa respecto a esta tienda.”
– Gerente: “pero tampoco…” – no lo dejé terminar.
– R@U: “Permítame terminar. Sabe? en Wal Mart me pasó una situación similar, pero ahí me pidieron amablemente mostrarles la foto tomada y me explicaron que por seguridad de la tienda y de sus cliente, las fotos no eran permitidas. Dado que fue foto de un producto, agradecieron mi atención y me dejaron ser. En cambio aquí, hacen sentir a uno como un delincuente y además me dice que tengo obligaciones respecto a un reglamento que no me quiere mostrar.”

Frunciendo el seño por encima del ojo izquierdo en mueca de “¡No mames pendejo!

– Gerente: “Bueno, lo puede ver en la Intrané. En la página de Soriana.”
– R@U: “¿Intranet? Por eso es Intra de Interno, es la red interna de Soriana. ¿Porqué no entra usted y me regala una copia?”
– Gerente: “Digo en la Interné” – en un tono claramente agraviado y desesperado por terminar esto lo antes posible.

La entidad prepotente observaba alternadamente al gerente y a mi con cara de perro cagando. La adrenalina del principio se convirtió en vitaminas. Acababa de hacerme del control de la situación y este par de entidades que se supone los contratan para encargarse de hacer la experiencia de compra agradable, se encontraban molestos, desarmados y con tendencias avestruciles por la expresión en su cara.

– Gerente: “Si quiere tomar fotos, debe llenar una forma indicando a qué compañía representa, para qué son las fotos, etc. y cuándo y a qué hora viene para que alguien lo acompañe.”
– R@U: “No soy de ninguna compañía, tengo una columna en Internet” – haciendo énfasis en la ‘t’ – “y esta foto la tomé porque es una presentación que no conozco de un Whiskey que me gusta y que quería compartir. Deme la forma y la llenamos ahorita. Quiero tomar más fotos.”
– Gerente: “No pues no se puede. Tiene que ser con anticipación.”

Voltea la vista hacia la entidad prepotente con cara de “Cabrón! ¿Ves lo que provocas?”

Notando yo esto y con una hueva dado que el Gerente éste no sirve más que para cobrar su sueldo, decido también ya “cortar por lo sano”

– R@U: “Mire yo no vuelvo a tomar fotos ni regresar a Soriana. ¿Qué le parece?”
– Gerente: “Usted puede tomar las fotos que quiera pero tiene que avisarnos para que no pase esto.”
– R@U: “¿No le digo? Bueno gracias por su ayuda. Ahh y éste refresco me lo regalaron eh!”

Con el tono más evidente de molestia que me fue posible expresar.

Gerente y entidad prepotente se miran mutuamente aliviados de que ya se acabo ésto.

Pongo cara de molestia y pienso para mis adentro “Carajo” pinche gente inútil.” y me dedico a buscar a mis padres que andan comprando por ahí.

Esta gente saca a relucir su nulo entrenamiento respecto a servicio y trato al cliente. Tal vez creen que con la tarjetita de puntos y las ofertas ya van a tener contenta a la gente. A mi no. Me dejaron un mal sabor de boca, pero gracias a la Pepsi y al pensamiento de que me regalaron un tema para R@Utopia, me alegro, registro la hora y doy otro trago a la Pepsi. Pienso que no ya no vuelvo a comprar en Soriana…. a ver si se quitan la espina.

Abur

Shortlink de esta entrada: http://wp.me/pc17m-ah