Mi espacio utópico y catártico

La responsabilidad al publicar contenidos en Internet


Hoy amaneció como cualquier otro: despierto, me estiro deliciosamente debajo de las sábanas, volteo al reloj para confirmar la hora que es, tomo el iPhone y desactivo el modo “Airplane” para que pueda recibir y transmitir.

Una vez firmado en mi WLAN, – para no gastar de más el valiosísimo 3G – entro a ver el clima en AccuWeather, leo rápidamente las noticias en portada de algunas publicaciones y finalmente abro la App de TwitBird para leer los Tweets de mis “followeados“. En uno de ellos se leía el título “Twitter: mucho más que una red social” e hice clic en él para leerlo.

Sin desayunar, sin estar bañado y con el clásico aliento mañanero, la sorpresa de leer algunas líneas de una entrada de R@Utopia en el texto de la nota, se multiplicaron por ‘n’. Evidentemente la emoción fue increíble al lograr leerme en la versión digital de un medio tan importante como lo es Excelsior – he mandado algunos correos a periódicos con versiones en línea mencionando que soy consultor en T.I. y que me encantaría colaborar 😉 obviamente, no es así de fácil – pero la sorpresa se convirtió en extrañez al no hallar referencia a R@Utopia. “WTF? qué pasó aquí?”

Me levanté de la cama e hice la obligatoria escala “técnica”; los 3 vasos de agua que tomo antes de dormir siempre cobran factura por las mañanas. Saqué a mi computadora de escritorio de su hibernación y actualicé TweetDeck para leerlo en la “pantalla grande.” Mismo resultado que en la pantallita del iPhone: no referencia. Personalmente soy un ser emocional y aunque trato de subordinar las emociones a la razón, a veces éstas ganan la batalla… (pero no la guerra.)  Iba a escribir un comentario en la nota, pero iba a ser el primero y dado que mi blog era la fuente de la misma, no me latió el dejar ahí mi sentir. Entonces ¿cómo hacerle saber lo que siento? <– Importante, no lo pensé, lo sentí.

Primero, como niño al que acaban de robarle un dulce, me manifesté en mi espacio electrónico Tweeteril. “Adela Micha copió literal el texto de mi blog y ni siquiera puso referencia ni autor…”. Tomé mis 2 vasos con agua mañaneros y escribí dos Tweets al autor de la columna en cuestión. “Adela gracias a Twitter también, me llegó el link a tu columna notando el texto literal de mi blog. Serías tan amable de referenciarlo para q imágenes e historias completas sean accesibles a quién los quiera ver?” A los pocos minutos se dejó ver una avalancha de RTs con mi primer Tweet, pero aderezados con opiniones personales del emisor. Otra vez el cocktail de emociones y expresiones mentales: “Wow! Parece que si me leen en Twitter”, “Ooops! Ése sí se la rifó, pues qué trae con la periodista?”,  “mmh como que ya se fueron por otro lado”

Al escribirle esos Tweets, no me pasó por la cabeza lo que pudo haber pasado cuando escribió su columna. ¿Cuántas “personalidades” tienen Blog, Twitter, Tumblr, Facebook, MySpace y un largo etcétera y ni siquiera son ellos los que hacen los posts? ¿Qué tal que otras personas la apoyan dándole todo en resumen ejecutivo listo para publicar? y sobretodo y más importante: es un ser humano después de todo, simplemente fue una omisión o tuvo cualquier otra razón. Sin embargo, era demasiado tarde; el timeline contenía no sólo mis Tweets, si no todos los RT y Replies que surgieron de los míos.

Minutos después y seguramente, después de su propia rutina mañanera, la Sra. Micha tuvo a bien emitir un Tweet disculpándose por la omisión. Mismo que respondí también teniendo en mente mi reflexión. “no offense taken. Hubiera sido padre la referencia. Lo importante es q se sepa la experiencia y cómo los e-medios ayudan” buscando con éste, que mis followers vieran la intención de ambas partes. Ella contestó a su vez “fue lo que pense Rodrigo ! Hay personas que no les gusta ser publicadas pero en todo moento especifico que me llego y q transcribia!”

Envié también el link a la protagonista de la historia para que pudiera también saber que hablaba de su caso en particular. También contestó y en muy buena onda seguía agradecida con sus followers y por las acciones de apoyo que su caso recibió. Dado que hace unos años tuve una experiencia del 4to tipo con unos parásitos sociales y que gracias a ello llevo una “herida de guerra” y un brazo con titanio, me sentí identificado con su vivencia y completamente solidario para poder hacer lo que estuviera en mí.

Pienso ahora la gran responsabilidad que existe al publicar, desde un tweet de 140 caracteres, hasta una entrada de varias centenas como ésta. Es como andar en la calle y tener la falsa impresión de que pasamos desapercibidos; nunca es así. Con nuestro pasar en la vida, influenciamos directa o indirectamente a terceros. El momento pasa y no  se puede hacer absolutamente nada para remediarlo. El “hubiera” no existe, más que como reflexión y parámetro para, en un futuro, tener la oportunidad de actuar de manera distinta.

Me pregunto qué hubiera sido si le hubiera mandado un tweet diciendo “Adela, te envío el link al blog en donde está basado tu nota por si no lo tenías”. Tal vez se hubiera interpretado como que andaba buscando mis 2 minutos de fama. Tal vez no. No hubiera dado elementos para que otros usaran el Tweet para vanagloriarse de algo o para atacarla personalmente. tampoco nunca podré saberlo.Sin embargo, qué bueno que pasó porque me llevaron a esta reflexión que igualmente puedo compartir y que hará la columna de la periodista enormemente más positiva que si todo hubiera seguido el happy path.

Hubo personas que enviaron ambas ligas con el único interés de compartirlo, como ésta que llega mientras escribo estas líneas “Hoy no hay pretexto para perderse la extraordinaria columna de @Adela_Micha. Http://5.gp/e6f Cita una historia de @rathie. ¡Impactante!” Hermoso y hermosa la vida en un día con nubes que parecen trazos de Bob Ross en un lienzo que es el cielo azul que rara vez 😦 se ve en la Ciudad de México.

¡Qué gran responsabilidad tenemos los que tenemos una vida paralela en bits y bytes compartimos cosas con el mundo. Hay que pensar antes de escribir. Gracias Adela por tus mensajes al respecto y por compartirlo en tu columna. Como escribí, lo importante es que llegará a más personas. Finalmente gracias a mis followers por detenerse un momento a leer por igual, las trivialidades y las cosas con sustancia que escribo y sobre todo por sus RTs y Replies.

Abur <– ya se me olvidaba. Gracias Andieeh x el reminder

Shortkink para esta entrada: http://wp.me/pc17m-dG

Shortlink donde está la entrada original: https://rathie.wordpress.com/2009/11/28/twitter-es-util/

Anuncios

2 comentarios

  1. Pingback: Paulette Gebara extraviada? u otro hoax en redes sociales « R@Utopia

    • catalina moguel

      Hola. Es fuerte para el ser humano descubrir que las personas que te dieron la vida también en un momento te la pueden quitar.
      Realmente todos tenemos que concebir hijos?
      Un bebé viene del amor de los padres, que primero es para ellos y lo que sobre es para los hijos.
      Qué hemos aprendido de este caso?
      Será que no todos sabemos amar y estar con nuestra familia sea como sea?
      Para poder amar hay que perdonar, que tendría esta pareja que perdonarse?
      Catalina.

      marzo 31, 2010 en 18:31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s