Mi espacio utópico y catártico

El despertar del diablo


He tenido la oportunidad de comprobar personalmente el poder inmenso que ejerce la sugestión sobre el plano físico. Anoche, después de haber visto la película Paranormal Activity salí desilusionado pero desperté sobresaltado dudando, si había sido sugestión o si en verdad estaba viviendo un evento paranormal en casa. No fue ni uno ni lo otro, fue algo completamente real.

Ayer durante la sobremesa del recalentado me aislé unos momentos para revisar mis vicios en la Matrix (Twitter, Facebook, e-news,..) y en eso leí que alguien había acudido al estreno para todos los mortales de la película “Paranormal Activity”

La había estado monitoreando desde que salió en EEUU e incluso publiqué el Trailer a principios de Octubre aquí; así que invité a la banda a verla. La película emula la receta de “The Blair Witch Project”. Pero si querían que el espectador pensara que estaba basado en el footage inédito de la pareja que estelariza la película, subestimaron la difusión de los medios electrónicos a través de las redes sociales. Los usuarios nos informamos y leemos reseñas dándonos cuenta de antemano que es ficción. Así el efecto deseado es el contrario del que posiblemente quieren causar – en mi caso –.

No quiero narrar un spoiler aquí, así que seré muy breve y cuidadoso. La película cumple al tenernos en tensión y ansiedad respecto a lo que va a suceder, sobre todo en las escenas donde la susodicha pareja está en su recámara durmiendo. Los voyeurs salimos decepcionados porque no hay tomas de sus momentos de intimidad o de sus costumbres de apareamiento 😉 sin embargo son más o menos 5 minutos entre todas las tomas, las que tienen momentos de expectación y suspenso (Thriller como cantara Michael Jackson)

Salimos más o menos decepcionados y en mi caso, también molesto por la gente estúpída que se la pasa mandando y recibiendo mensajes en sus mugrientos teléfonos móviles. Y más porque era una señora en sus cincuentas que acudió con su hija adolescente. Le pedí de forma cortés que apagara su teléfono y me ignoró olímpicamente. Un tanto agraviado porque era mi madre la que tenía semejante entidad a su lado, le dejé ir una dosis de mis frases malencaradas y directas a destrozar, atentando contra su falta de cortesía y civilidad. – cuando quiero puedo herir feo con las palabras – Lejos de disculparse, sólo volteó la pantalla del aparato hacia su hija, iluminándole la cara de pena que puso por su grosera madre.

Ya en mi cama, por la noche, me vinieron a la mente esas escenas de la recámara y me sugestioné con cualquier ruidito que se escucha de la calle. Vi un capítulo de Dr. House a eso de la 1:30AM y me dormí deliciosamente distraído por la serie del Dr. Gruñón.

Mientras dormía soñé que había velas encendidas en mi habitación y que una de ellas tomaba vida y se caía al piso. Como está alfombrado, se encendió inmediatamente con la mecha de la vela. En el sueño, estaba acostado en mi cama y cubría mi nariz con las sábanas para poder respirar. No me levantaba ni hacía nada por apagar el fuego. Pensaba en la vela moviéndose por sí misma o por alguna fuerza sobrenatural, pero el humo atravesaba las sábanas y las cobijas y empezaba a hacerme toser.

De un sobresalto desperté porque me dolía el pecho y me di cuenta que no estaba soñando. La habitación estaba cubierta por una leve neblina y donde se filtraba algún rayo furtivo de sol, se dibujaba una cortinilla delgada en el humo delatándolo. Me puse la bata de inmediato y los guantes que había dejado sobre el buró; siendo de tela, cubrí boca y nariz con ellos. En mi mente ya sabía lo que ocurría, pero medio dormido y sugestionado por el sueño, todavía estaba desorientado y no me “caía el veinte” aún.

Bajé a la sala y estaba también cubierta de humo – hubiera tomado foto pero literalmente me estaba ahogando – En la cocina se encontraba mi padre plácidamente leyendo el recién llegado periódico y le pregunté, más o menos, molesto: ¿Ya viste cómo están las cosas por acá? Se levantó de inmediato y me acompañó. Como las puertas que separan la cocina del resto de la casa estaban cerradas, no se había percatado del show que sucedía a unos metros de la cocina.

Todo esto se debió a que mi padre encendió la chimenea para “calentar” la casa, pero un tronco que dejó parado sobre una pared de la chimenea, se consumió y cayó en el canto provocando la humareda en toda la casa. La mente es una maravilla, ya que generó el contexto de un incendio y me puso como protagonista en él. Físicamente estaba percibiendo el humo y me estaba medio ahogando, pero mi mente generó el escenario de la vela y el incendio en mi sueño. Al principio pensé que había sido por la peliculita de anoche, pero no fue así. Me ha pasado otras veces cuando suena el despertador o el teléfono y en mi sueño también suenan haciendo difícil el despertar.

Finalmente, abrimos todas las ventanas de la casa, encerramos un momento a mi madre con el Hamish porque el pobre no dejaba de estornudar, y como ya está viejito, no queríamos una segunda tragedia adicional a la de la Isca –se encuentra malita – Mientras escribo estas líneas sigo escupiendo flemas color negro y gris y el pecho lo traigo silbando como si trajera una hoja de papel atorada en la faringe. – Ahora sé perfectamente bien lo que les pasa a los pulmones de los fumadores… guácala y más bien: pobres de ellos 😦

Después del susto, enojo y risa del final, nuevamente agradezco a mi padre. Porque, a pesar de que fueron minutos angustiantes, no hubo peligro real de incendio – sólo de asfixia ooops – y pude despertarme más o menos temprano después de mi desvelo, tomé fotos de la ciudad contaminada y pude compartir esta historia. Pero qué manera tan violenta de despertar… en sí, un despertar del diablo 😛

Abur

ShortLink para esta entrada: http://wp.me/pc17m-ev

Una disculpa a los primeros lectores. Volví a redactar todo porque en la mañana tenía todavía humo en la cabeza y al volver a leerlo, me di cuenta de la terrible redacción. Ya está un poquito mejor 😉

Anuncios

Una respuesta

  1. Eva

    Ay Roderic, gracias a Dios que estás bien y también tu familia, espero que solo haya quedado en el susto y que puedan tomar en cuenta la experiencia para redoblar cuidados y para valorar la vida…

    Te mando un abracito con muchas buenas vibras:) Eva

    diciembre 26, 2009 en 16:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s