Mi espacio utópico y catártico

¿Homofobia o cuestión de opinión?


La rutina de casi todos los días incluye el sentarme a desayunar teniendo la TV encendida, según yo,  para ver las noticias y después de las 9, switchear entre “Matutino Express” y “Hoy“.  Cambiamos de canal porque a veces parece una romería donde todo mundo grita y no respetan el tiempo que tiene cada persona para hablar. El más gritón y pelado de todos, desde hace 3 años es, Esteban Arce.

Aquellos que han visto el programa, saben que destaca su altanería y actitud de sabelotodo que tiene este individuo. Sin embargo, sus comentarios y la línea poco común en la que lleva el programa, lo hace ameno y por lo menos a mi me hace reír – casi todos nos reímos cuando alguien hace burla de algo o alguien, a menos que nos afecte de alguna manera –

Como usuario de Twitter, leía el TL de las personas que sigo – algo molesto porque se ha vuelto un gigantesco chatroom que, limita por una parte y cataliza por otra todo el potencial informativo que tiene la red social – y me di cuenta que varios preguntaban acerca de lo que había pasado en el programa de “Matutino Express“; todo esto el día 5 de enero.

Después de varios tweets alguien envió la liga a YouTube donde se encontraba el video donde se evidenciaba todo el show.

En el minuto 1:25 el realiza la pregunta “¿Es normal ser homosexual?” que agarra por sorpresa a la  Elsy Reyes, columnista de sexualidad y colaboradora desde hace 3 meses del programa. No ha de ser fácil hablar de un tema controversial para muchos frente a las cámaras, y menos con una pregunta directa como la que hizo el conductor. La pregunta era sfácil de responder, pero tal vez Elsy Reyes no se quiso arriesgar a responder a la ligera y notando esto Arce, se avalanzó verbalmente para acorralarla.

Todo es relativo al observador o a la referencia de la que se esté hablando. Estadísticamente, la homosexualidad no es un comportamiento normal. ¿Pero qué es lo normal? Es una distribución  frecuentemente utilizada en las aplicaciones estadísticas. Su propio nombre indica su utilización, justificada por la frecuencia o normalidad con la que ciertos fenómenos tienden a parecerse en su comportamiento a esta distribución. Muchas variables aleatorias continuas presentan una función de densidad cuya gráfica tiene forma de campana como la que se muestra en la gráfica.

La importancia de la distribución normal se debe a que hay muchas variables asociadas a fenómenos naturales que siguen el modelo de la normal, entre ellos los caracteres sociológicos y caracteres psicológicos. De una muestra de cierta cantidad de “individuos” aquellos cuyo comportamiento es el más común, son los que caen dentro de la campana y se consideran como “normales” aquellos que suceden de forma menos frecuente son los “no normales” y caen fuera de la campana.

La normalidad no habla de buenos ni malos, natural o artificial; simplemente establece cuál es la norma a partir de un resultado común en una muestra. Por ejemplo los divorcios en nuestros tiempos o los matrimonios infelices son lo normal al ser lo más común. Lo anormal son los matrimonios unidos y felices después de varios años.

Desde el día “fulanito de tal” apareció el Trending topic en Twitter #EstebanArceFueraDelAire y en cuestión de 2 días tenía ya más de 2 millares de seguidores. Se generó también un grupo en Facebook de protesta que busca destituir al conductor de “Matutino Express” como titular del mismo; todo un fenómeno.

De lo anterior concluyo lo siguiente:

1. En México la gente no sabe todavía expresarse bien ni tampoco sabe escuchar. ¿Cuántas veces estamos en conversaciones donde no se respeta a la persona que está hablando- exactamente como se ve en el video – que alguien alza la voz para imponer su opinión o para amedrentar a su interlocutor?
No saben escuchar, porque al hombre le respondieron a medias una pregunta muy simple.

2. A la gente le encanta el morbo. ¿Más de 2,000 seguidores en dos días para un usuario que acababa de generarse en Twitter? Ah, claro. Hay que tener el chisme de primera mano y qué mejor que agregando a la supuesta fuente. Muchos se justificaban de seguirlo argumentando que era para poder discutir con él. Sin embargo, no necesitas seguir a alguien para entablar una conversación o discusión en Twitter. Además ¿cómo es esto posible? si la cuenta tiene apenas 6 meses y hasta antes del 5 de diciembre tenía menos de 100 seguidores, de hecho, al momento de escribir esta entrada la cuenta tiene 4,562 seguidores y sólo 27 tweets.

3. El hombre tiene razón si afirma que la homosexualidad no es normal. Estadísticamente y hablando de la vida cotidiana, la homosexualidad es anormal porque no es “lo común”. No quiere decir que esté bien o que esté mal, otra forma de decirlo es: la homosexualidad no es lo común. Él preguntó y sabía la respuesta de antemano, pero el afán era tal vez descontrolar a Elsy Reyes, lo logró pero además, se echó a cantidad de gente encima.

4. Dependiendo de la entonación con la que se aderece un comentario y el contexto en el que se hable, la palabra “anormal” puede sonar peyorativa o, por el contrario, puede sonar inocua, pero en temas controversiales, con el tono altanero y prepotente de este hombre, “anormal” se puede interpretar fácilmente como un insulto.

5. Él siempre ha sido así, yo veo su programa unas 3 veces a la semana y aunque es molesto como para todo tiene un comentario; a veces acertado, a veces estúpido, es su forma de ser; a veces hace reír, a veces hace enojar y esta vez vaya que hizo enojar. Pero finalmente así es él. Recuerdo desde “El Calabozo” qie la gente se quejaba porque trataba “mal” a sus compañeros en el programa.

6. Su programa lleva 3 años al aire y está equilibrado, de alguna forma, con José Ramón San Cristóbal. Podría parecer éste segundo como la parte que balancea la altanería e irreverencia de Arce. Pero esté equilibrado, o no, el programa es un éxito y no necesitaba de la publicidad que generó este evento, así como, para no variar, algunos afirman.

Por mi parte, yo seguiré viendo el programa por las mañanas, porque me gusta. Pondré más atención cuando alguien me hable y definitivamente me vale gorro si tengo 10, 100 o 1,000 seguidores. Aquí en México el número no dice mucho, tal vez sólo que la persona es famosa o infame 😛 y ¿qué sería del mundo si no te puedes expresar libremente y si no pudieras estar en desacuerdo con los otros?

Abur

Shortlink para esta entrada: http://tiny.cc/IX1Ro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s