Mi espacio utópico y catártico

Otro engaño más por Twitter… en México


Ya no me sorprende el saber de engaños que suceden en los medios electrónicos. Hay múltiples razones para generar leyendas urbanas, fraudes, bromas y engaños en Internet. Estás pueden ser dinero, fama, reconocimiento, sentido de pertenencia, trata de personas, pesca de información (phishing), etc. En el caso de dinero, recuerdo que en el 2000, todavía había gente que caía en el scam del diplomático de un país africano que estaba buscando trasladar millones de dólares fuera de su país. Te pedía que le dieras tus datos para poder hacer la transferencia y cuando ya casi tenías el dinero en tu cuenta, te salía con que necesitaba pagar gastos de la transferencia pero que él no lo podía hacer porque el dinero estaba bloqueado por la transferencia. Ahí era donde te pedía desde 50 hasta 1000 dólares, mismos que desaparecían en el cyber espacio junto con el “diplomático” africano.

Internet es tierra fértil para todos estos engaños ya que no te limitan las fronteras. Con un poco de inglés puedes darte a entender y embaucar a uno que otro. Dado que puedes llegar a millones, las cifras que existen respecto a los fraudes que se culminan pueden ser irrisorias. Por ejemplo, un correo se envía a 4 millones de personas. Si de esos 4 millones sólo caen 20 el porcentaje de éxito del fraude es del 0.0005% pero si con esos 20 recibiste 20,000 dólares ya no es una cifra despreciable.

Inicialmente te llegaba el anzuelo por correo electrónico. Leías en tu bandeja de entrada uno proveniente de un remitente desconocido y te hacía dudar. Pero qué tal si éste provenía de alguien conocido? No faltaba el que reenviaba aquel correo donde Toshiba iba a regalar una laptop por sólo re enviar ese correo. Al cabo de unos días, le llegaba a ese remitente defraudador su mismo correo desde otro lado pero ya con miles, si no es que, millones de cuentas válidas de correo, cuentas de todos los asnos que habían reenviado el correo. Que si “por si sí era cierto” Al rato se sorprendían de que su buzón estuviera lleno de spam.

Actualmente, Twitter es una red social que ha crecido exponencialmente en México y, por lo mismo, ha sido blanco de estos engaños. Que si un tipo se va a suicidar y lo anuncia en Twitter (háganme el chingado favor). Otro que pide dinero para operar a su hijo que tiene un problema del ojo (o del oído o de la cola o de lo que sea) – siendo que el hijo ése ya tiene 2 años pidiendo dinero y todavía no junta lo suficiente para la operación –

El último un tipo que asaltaron y que murió con su acompañante y su familia desde su cuenta mantiene al tanto a la comunidad de todo el evento (¿cómo alguien puede creer semejantes estupideces?) No es difícil saber el porqué sigue la gente cayendo en estos engaños ya que dentro del universo de usuarios de Twitter nos podemos encontrar con alguna, si no es que con todas estas entidades:

1. El Twitter caza goles, que nada más anda en pos de noticias calientitas para inmediatamente darles Re-Tweet (RT) y así poder autonombrarse como un periodista profesional. No se preocupa si es o no veraz; por lo que la fuente le vale un carajo. Si lo hiciera le ganarían el RT; así que llena el Time Line (TL) de sus followers de noticias fresquecitas de terceros. Incluye los IDs de periodistas y/o personalidades con la esperanza que en una de esas le den reconocimiento.

2. El Twitter ocioso que tiene el tiempo para entrar a todos y cada una de las ligas que aparecen en su TL. Tiene el tiempo para crear una entrada en su blog aderezando la noticia con uno que otro evento escabroso que hará las delicias de sus lectores. Él ya no envía la fuente original, él envía una liga a su blog, generando con esto un soporte adicional para que poco a poco el engaño vaya tomando más credibilidad.

3. El o la Twitter periodista que se mete en todo lo que le dice su sobrino. “Ándale tía entra a Twitter y me agregas, está bien chido” No sabe exactamente para que sirve, pero como de la noche a la mañana tiene 2,000 followers su ego está feliz y entonces twittea por igual descripciones de cuando está en el baño defecando como cuando recibe una noticia que será primicia en el medio para el que trabaja. Lee varios tweets con el engaño y sus seguidores fieles, profesionales y siempre apoyando a la información incluyen su ID @PeriodistaChingon en cada Tweet con la noticia. “Seguro es verdad, mis Twitters que tanto amo y que son tantos y que me siguen fielmente no pueden estar equivocados. Voy a crear un hachistach para que no vuelva a suceder y así me vuelvo más famosa. Ya si no es cierto, me hago pendeja y al rato se les olvida.”

4. Los Twitters reaccionarios y pro-sociedad que inmediatamente que leen el engaño en su TL inmediatamente le dan un RT aderezado con su indignación y pidiendo “plis” que le den RT para que toda la sociedad sepa lo que está sucediendo. Como siguen pura gente chingona y que en su perfil se dicen periodistas, informadores, reporteros and such, no se preocupan tampoco de preguntar de dónde llegó o de echar una llamadita a su compadre que le gusta andar desmintiendo las pendejadas que abundan por la red.

5. Los Twitters que ni fu ni fa leen, reenvían “por si acaso” o porque “no les quita nada” además “que pinche no? Si a mi me pasara, me gustaría que la gente también lo enviara” Después de unos minutos, alguien sí se detiene a cuestionarse respecto a ese Tweet que leyó.

En su mente no tiene sentido la historia. Hace un par de llamadas para confirmar hospital o institución y se da cuenta que es pura popó de toro – o como diría un amigo: bullshit – Escribe un tweet con lo que acaba de conocer para que la gente deje de escribir al respecto y entonces viene otro fenómeno: el desmentir la noticia. Entonces va todo al revés.

5. Los Twitters que ni fu ni fa, escriben que ellos ya sabían pero que querían ver qué pensaban sus followers.

4. Los reaccionarios pro-sociedad tardan en aceptar que todo fue un engaño y siguen haciendo grilla usando el Hash Tag creado por la súper periodista.

3. La o el Twitter periodista le echa la culpa a su fuente y aprovecha para comentar que eso sucede con Internet y sus canales de información. Decide bajarle un poco a los Tweets porque aunque generó rating para la empresa donde trabaja, fue un duro golpe a su ego. Su sobrino también está algo decepcionado.

2. El Twitter ocioso que hizo su entrada en el blog la actualiza y al final pone que fue un experimento para conocer el comportamiento del tráfico hacia su sitio y clama que él siempre supo que era mentira.

1. Finalmente el Twitter caza goles ha enviado tantos en el día que ya se le olvidó y sigue enviando sus RTs mientras se pregunta por qué han disminuido sus followers.

Es difícil que los medios electrónicos se encuentren libres de engaños, leyendas urbanas y fraudes, pero podría disminuirse considerablemente si los usuarios de estos medios nos cuestionáramos de noticias, blogs, Tweets y de todo lo que leemos y nos llega. Por lo menos se detendría antes de llegar a tanta gente. En fin, es parte del show y como es un show en el que todo se vale somos más responsables de la calidad del mismo.

Lo triste es, que con tanta basura circulando, casos como el que escribí aquí en Noviembre, pueden pasar desapercibidos porque la gente pudiera pensar que no es real. Así como en la historia de “El niño y el lobo” Evidentemente no todos

Abur

Shortlink para esta entrada: http://tiny.cc/Dgf3h

Anuncios

3 comentarios

  1. Pingback: Paulette Gebara extraviada – Noticia real confirmada 25 Mar 2010 9AM « R@Utopia

  2. kdc

    Tus definiciones son muy acertadas. Y mas con los referentes de “periodistas” y “lectores”. Es una realidad que he visto en tv nacional, si desgraciadamente, como siempre, con la supuesta periodista Paola Rojas con su noticiero de las tardes, que sumando los minutos de información es mínima a comparación a los que dedica retransmitir videos de Youtube, imágenes y Twiter; claro sin su debida referencia a los autores (no estoy seguro no lo he investigado pero al parecer, le robaron su cuenta en Twitter y ahora en su “noticiario” da uno nuevo). Otra “periodista” que se desvive con Twiter es Adela Micha, porque la información que lee, que le sea relevante lo dice al aire, así como va, sin medir consecuencias. Peor aun aquellos que son sus seguidores, que en lugar de ser un foro de expresiones, reflexiones, de debate, parece un club de fans, ni eso, sino un club de tobi, para inflar su ego. Creo que me extendí mucho, pero creo al menos que encontré otro “amargado”, que piensa sobre esta herramienta de Twitter, que en mi pobre opinión es un chismografo de secundaria.

    marzo 27, 2010 en 00:47

    • R@U

      Efectivamente KDC, me hiciste reir pero es verdad, me amargo solito porque a veces me pierdo de Tweets de gente interesante por el “chateo” de la gente que llega y hasta saluda.

      Efectivamente La Sra Micha tuvo a bien copiarse un artículo de este blog y ni siquiera se tomo la molestia de investigar si lo que puse en él era verdad. Pero eso sí, se muestran amigables y profesionales pensando que están a la vanguardia y conocen de Web.

      Gracias por comentar

      marzo 27, 2010 en 01:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s