Mi espacio utópico y catártico

El buen samaritano – todavía existe


El día de ayer acudí a las oficinas de un amigo para revisar algunos pendientes que teníamos. La zona es una mezcla rara entre oficinas y casas por lo que es algo difícil encontrar un lugar para estacionar el auto y más cuando éste mide más 4.5 metros de largo.

Finalmente encontré un lugar a unos metros de las oficinas y caminé entre calles. Terminada la cita, noté que la funda del Nextel se encontraba vacía, pensé que la había dejado en la primera cita que tuve ya que ahí contesté una llamada. Llamé por el iPhone – qué conveniente resulta a veces contar con varios medios de telecomunicación – pero me dijeron que no estaba ahí. La tensión ya era evidente; imaginé lo que tendría que hacer: 1. Cancelar la línea, levantar el acta de robo para que el seguro lo repusiera, avisar a los clientes con proyectos corriendo en este mes y el siguiente que no iba a estar disponible (el iPhone es sólo para familia y amistades), hacer los trámites para el nuevo equipo, etc.

Ya algo molesto, llamé a mi propio número con la esperanza de escuchar una voz conocida del otro lado. Sin embargo, contestó alguien desconocido – sentí como una descarga de adrenalina recorrió mi cuerpo y pensé para mí: “ya valió” 😦 – pero no fue así.

“Encontré un radio tirado en la calle de Sacramento, traté de marcarle a alguien en él pero no pude” – dijo el señor al otro lado del teléfono.

“Gracias señor efectivamente, es uno color azul, ¿no es así?” – apuré a contestarle –

“Sí es azul. Mire yo ya llegué a mi trabajo pero puede usted venir por él.” – dijo amablemente el señor. Mientras yo no cabía en mi de gusto. “Muchas gracias señor, en unos minutos llego con usted.” Le dí mi nombre, él el suyo y me dispuse a recoger el radio.

Al llegar a las “Memorables” cerca del WTC llamé nuevamente al Nextel y me indicó el señor dónde lo podía ver para entregarme el radio. Fue cuando conocí al buen Jesús Aguayo. Le quise dar una gratificación pero se negó y sólo me dio el teléfono y una sonrisa. De todos modos dejé mi tarjeta para que me llamara cuando tuviera alguna necesidad respecto a algo que tuviera que ver con tecnologías.

Actos como los de Don Jesús me devuelven la confianza de que todavía hay gente buena en esta ciudad. Es una frase trillada, sin embargo, así es. Suelo ser muy desconfiado en casi todos los aspectos de mi vida, me cuestiono de todo y casi siempre busco respuestas. Esta vez, no tuve que buscar los porqués, saltó ante mí la evidencia de una persona honrada 🙂

Saludos

Shortlink de esta entrada: http://wp.me/pc17m-hi

Anuncios

11 comentarios

  1. Cristina Hid

    Oooooorale qué buena onda! pues ya ves lo que pasó con mi celular también. Ese tipo de “detallitos” nos dan un alivio impresionante, sientes que dentro de toda esta calaña de sociedad todavía hay gente honesta y buena onda.

    marzo 31, 2010 en 12:45

    • R@U

      Sí Cris… no cabía en mi del gusto y más cuando el señor le preocupaba solamente el hacer llegar el radio a su dueño.

      Definitivamente tenemos que contagiar la buena ondez y el bien actuar 🙂 Gracias por writear here.

      marzo 31, 2010 en 13:29

  2. Lila

    Que bueno que todavía existen personas honestas como el Sr. Aguayo. es de agradecerle , pues es un medio muy importante para tu trabajo.

    marzo 31, 2010 en 17:52

    • R@U

      Existen algunas y es una fortuna encontrarlas en estas situaciones ya que la bondad se transmite y hace que uno quiera seguir esperando buenas cosas. Así que este medio es mi granito de arena para que estos eventos no pasen desapercibidos.

      abril 4, 2010 en 22:00

  3. Eva María García

    Hi Roderic

    Me da mucho gusto lo que expresas y también el que lo hayas considerado para reconocerlo y compartirlo. Claro que hay mucha gente buena en el mundo, !!y qué padre cuando te la encuentras!!
    Miles de veces cada día suceden actos generosos entre conocidos y desconocidos solo que a veces no le damos importancia y mucho menos salen en las noticias… también creo que contrastan entre el horror que también abunda por lo que es maravilloso cuando ocurre algo especial como esto. Creo que si nos conectamos con la Luz: esa energía positiva que se manifiesta de mil formas, (como ahora que te confortaste con esperanza y alegría), estamos menos expuestos al lado oscuro del universo.
    Y hablando de… ¡¡te mando buenas vibras!!

    abril 1, 2010 en 10:25

    • R@U

      Hola Eva! Qué gusto leerte a través de un comentario en el blog (: gracias por esas vibras, mismas que te envío también a ti.

      Efectivamente estos actos aleatorios de honestidad que se dan, me devuelven la esperanza de que el mundo todavía puede ser un lugar mejor de lo que es.

      Un abrazote

      abril 1, 2010 en 22:24

  4. Luisa

    Hola, son esas pequeñas cosas que hacen el día completo. Me gusta imaginar la sonrisa con que te entrego el nextel y la sonrisa con que lo recibiste. Gratificante.
    Te cuento, hace unos días, frente a casa, escuchamos un golpe en la puerta, como era tarde salimos a ver que pasaba. No era nada extraño ni peligroso, encontramos que un hombre en un severo estado de ebriedad trataba de levantarse del suelo, lo logró tras trepar por el cable que hace diagonal al poste de la luz. Se quedó agarrado del cable por varios minutos. Mientras, nosotros pensabamos en la mejor o unica posibilidad que teniamos de ayudarlo. (llamamos a la policia, al menos dormiria en los separos)

    Un grupo de jovencitos, ocho de ellos, en edades entre los 14 y 18 años, se acercaron justo cuando el ebrio volvio a caer de bruces en la banqueta. NUNGUNO de los jovenes se rió, todos estaban verdaderamente preocupados, preguntaban si podian ayudarle, le preguntaban su nombre, dónde vivía y todo lo que se les ocurría, cuatro de ellos se fueron dicendo que “está pedo guey” “ahi dejalo” los otros cuatro chicos no podian seguir a sus amigos, seguian intentando levantar al desconocido, nos preguntaron qué podían hacer ellos. Les dije que ya la policia venia en camino
    “!Pero no hizo nada!! -dijeron- porqué lo quiere mandar al bote! -me regañaron- Bueno -dije- no van a hacerle nada, solo dormirá en los separos.

    Tiempo en que llegaba la patrulla… los chicos se aseguraron que los policias ayudaran al hombre a subir, “con educación” dijo uno de ellos.
    El Oficial le pregunto si lo conocía, el joven dijo: No claro que no lo conozco -dijo- pero esta borracho y él no sabe dónde está y me da pena, y además, no necesito conocerlo para sentir preocupación.

    Los policias lo ayudaron a subir y le aseguraron a los jovenes que el hombre pasaría su borrachera en la delegación y que una vez que amaneciera él se iría solo.

    Puedo confiar en usted? -preguntó otro de los chicos.
    Por supuesto -dijo-te doy mi palabra.

    Suena un tanto cuanto cursi? tierno? irreal? raro?
    Fue la historia de una noche de sábado en la que cuatro jovenes me enseñaron que no todo es como lo vemos los adultos. Oye, 4 de ocho? es un porcentaje altisimo para estos tiempos no?

    Saludos de nuevo.
    Luisa

    abril 5, 2010 en 23:02

    • R@U

      Hola.. mientras leía tu comentario, me imaginaba la situación y me dio gusto saber que fueron unos jóvenes quienes ayudaron al señor. Yo me imaginaría que los menores de 20 siempre andan en sus “rollos” preocupados de verse los “malotes” y prepotentes. Qué gusto que éste no fue el caso.

      Gracias por compartirlo también. Tienes blog? Escribes en algún lado? Parece que compartimos algunas cosas (:

      Saludos

      abril 11, 2010 en 13:21

      • Luisa

        Hola,

        Si que fue una sorpresa para mí, ver la reacción de los chicos, trabajo como maestra de natación, gimnasia acuática y doy talleres de Literatura, en éstas clases me topo con jovencitos a los que es difícil controlar en muchos aspectos. hace tiempo decidí que podía impartir clases a niños de 3,4 hasta 12 y de ahí me saltaba edades hasta despues de 30, porque me resultaba complicado siquiera tratar con los de ‘enmedio’. Desde entoces solo les pongo atención y tal vez aprenda de su mundo.

        Soy escritora, pero no tengo un blog, escribo en libretas y transcribo mi blog es un “Acervo de letras en libretas disparejas” una novela publicada, otro de narrativas que acaba de salir de la imprenta listo para presentar., además de un CD de poemas con musica. Y sigo sin blog. ja!

        Un saludo de Lunes lluvioso en Tijuana.

        Luisa

        abril 12, 2010 en 09:07

  5. R@U

    Curioso (: tal vez en la computadora no sale la inspiración?
    En mi caso, tengo bastante qué comunicar y no sé porqué simplemente no sale. Me siento frente a la pantalla y nada…

    Saludos desde un Miércoles nublado en el DF

    abril 14, 2010 en 12:39

  6. chido

    chido

    abril 14, 2010 en 17:41

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s