Mi espacio utópico y catártico

Un visitante pachoncito


Desde hace dos semanas hay veces que cuando bajo las escaleras que dan a la planta baja de la casa me encuentro con un visitante. Gracias a que los vidrios son polarizados y adentro está más oscuro que afuera, no se percata de mi presencia y puedo observarlo detenidamente. En varias ocasiones voy corriendo por la cámara y cuando regreso ya no está. Otras me quedo observándolo un rato para estimar el tiempo que permanece en el mismo lugar y así poder calcular el tiempo que necesito para regresar con la cámara y guardar el momento para compartirlo aquí. Después de varias observaciones, los resultados fueron los siguientes:

  1. El visitante es un joven de no menos de 5 semanas y no más de 20 ya que su plumaje y pico no han alcanzado las características de adulto.
  2. Llega hasta 4 veces al día y se posa en el mismo lugar. Ésto alrededor de éstas horas 8, 12, 16 y 20.
  3. Espera a sus padres posado en la misma ramita de 20 a 30 minutos; seguramente espera su alimento.
  4. No es alimentado en el lugar que espera, ya que mientras está ahí, ningún otro colibrí se acerca sino hasta el momento que pasa uno adulto junto a él y éste vuela detrás suyo.
  5. Durante su espera duerme la mitad del tiempo; se aburre, está cansado o tal vez medita porque cierra los ojos.

Finalmente las fotos que pude tomar del visitante pachoncito: (tamaño 1024 x 768 al hacer clic en las imágenes)

Aquí atento a lo que sucede a su alrededor. A veces tiene que volar unos momentos porque abejorros de una cuarta parte de su tamaño pululan a su alrededor; zumban tan fuerte que en verdad asustan.

Aquí se le puede ver en plena meditación. Cierra los ojos por varios minutos y los abre por instantes para volver a cerrarlos de nuevo. Es maravilloso el que tenga algo en automático que mantiene su equilibrio a pesar del viento que mueve la ramita.

Otros visitantes de la misma área de la casa son:

– La familia ardilla, que se compone de mamá y papá ardilla y de 4 ardillas pequeñas.
– El señor o señora cacomiztle que se le ve sólo de noche.
– La familia primavera, varios pájaros de tamaño similar al de una paloma pero de formas más esbeltas y con cantos potentes y agradables.
– Múltiples gatos que rondan tanto a los pájaros como a la familia ardilla. Pienso que abriré una página para cada familia 😉

Saludos y feliz comienzo de semana

Shortlink para éste post: http://tiny.cc/l9ezl

Anuncios

11 comentarios

  1. Patty

    Feliz inicio de semana…. que compañeros tan interesantes.. Saludos…

    mayo 31, 2010 en 00:45

    • R@U

      Gracias por comentar Patty.
      Saludos

      junio 3, 2010 en 10:42

  2. Christina

    Qué bonito el amiguito pachoncito. Y sí, haz una entrada para cada familia. =D

    mayo 31, 2010 en 08:15

    • R@U

      Ya estoy preparando las entradas de la familia ardilla. Son así como los zuricatos jajaja

      junio 3, 2010 en 10:45

  3. Rocio

    Que visitante tan bonito!!!! ahora saca fotos de las ardillas y demás animalitos. un beso.

    mayo 31, 2010 en 15:38

    • R@U

      Toda la fauna que rodea la casa tendrá su espacio. De hecho abriré también una que se llamará “El jardín de Pita” con todas las flores y plantas de mi mamá 😉

      junio 3, 2010 en 10:46

  4. Pepe

    Fenomenales fotos, de niño en casa de mi abuela había un nido el cual nacieron 3 de estos maravillosos amiguitos y de los cuales pude tocarlos, de la familia primavera son maravillosos cuando llueve y los ves en el pasto comiendo gusanos, gracias por la fotos muy buenas saludos 🙂

    junio 2, 2010 en 16:36

    • R@U

      Así es. Es un poquito de naturaleza todavía en esta ciudad que se la está comiendo. Acá también hay nidos en algunas plantas y es una ternura verlos chiquititos en su nidito (: que gusto que también lo compartas Pepe. Gracias por comentar.

      Saludos

      junio 3, 2010 en 10:47

  5. Michelle

    Creo que puedo comprender un poco tu experiencia…considerando un día la iniciativa de otra persona desconocida que coloco un bebedero para colibríes, tome la decisión de darle a aquellos seres tan coloridos, una elección mas en su camino de ires y venires, aleteos y juegos de persecución, que se acercaran a mi balcón a alegrar mi espacio, y es interesante la forma en que comienzan a estudiar el terreno, sus acercamientos previos, inspección! diría yo. Lo más increíble es la velocidad con la que mueven sus alitas y se acercan a beber introduciendo su gran pico en un orificio minúsculo que no concibes la agilidad, se puede percibir una conjugación de colores en sus alas, lo que les da un brillo esplendoroso. Se dice, solo se rumora que estas diminutas avecillas son portadoras de “amor” a tu vida, que si estas rodeado de ellas, tu ambiente se rodeara de amor, Y la verdad no me intriga averiguarlo: He decidido creerlo!!! …
    recuerdas que te comente que me gusta escribir, pues aquí un intento después de algunos años, creo que amanecí inspirada!

    junio 3, 2010 en 09:16

  6. R@U

    Hey! qué bonita forma de pensar. Acá mis padres creen en algo similar porque incluso hasta abejas vienen a hacer sus “condominios”

    Me gustó lo que escribiste, definitivamente estás inspirada. Hey! Hay que ponerle fecha al Sushi! Me dará mucho gusto platicar y compartir contigo.

    Gracias por comentar, qué gustazo

    junio 3, 2010 en 10:49

  7. Fa

    Preciosas fotos, historia encantadora. Mis hijos mueren por conocer al resto de la familia, sobretodo a las ardillas.

    junio 7, 2010 en 06:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s