Mi espacio utópico y catártico

Hace algunos minutos…


… que mi cerebro estaba a punto de generar ondas delta y entrar en un rico sueño cuando se azota la puerta de mi habitación. Como tenía puestos los audífonos, dudé por un momento si el azotón provenía de ellos o realmente de la puerta que había sido azotada. Me incorporé de un salto y al dirigir la mirada hacia la puerta abierta casi me da un infarto al ver una sombra negra dirigiéndose hacia mi.

Pero para mi sorpresa esa sombra tenía cola y venía acompañada de pelos. “¡Pinche Hamish cabrón!” le dije al peludo perro que acababa de entrar cual pesadilla de terror a mi recámara. Debió de haberse quedado en alguna habitación jetón y como tiene costumbre de acompañarme durante el día debe de haber dicho “ah pues de noche también”

Del susto pasé a la risa, pero la adrenalina derramada me dejó con un pulso acelerado, espantó al sueño que estaba llegando y pues decidí escribir la experiencia Hamonovica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s