Hace muchos años…

o hace algunos meses mejor dicho – como diría Boseberto Miguel Bosé en su canción “Partisano” – que no escribía en mi espacio virtual dedicado a la catarsis, compartimento y mi aportación a las letras virtuales.

La foto de aquí es la vista de mi computadora. Siempre había querido una de estas de verdad. Y pongo “de verdad” porque había instalado ya un Mac OS X en mi PC pero definitivamente no es lo mismo.

Este post no iba a ser acerca de “Maquita” (sí, soy de esas personas que le pone nombre a sus cosas incluyendo sus partes íntimas 😉 ) pero ya que empecé, pues voy a ver a dónde me lleva esto.

Los que son dueños de algún iDevice, seguro se sentirán identificados y estoy seguro que la mayoría coincidirá conmigo en esta descripción.

Primero, lo que se percibe en la frase en inglés “look & feel”: desde que vi en las tiendas el case de aluminio y la pantalla de cristal ya había llamado mi atención. La manzana en la tapa que se enciende junto con el equipo le da un aire de personalidad que era único; bueno, es, pero ya fue emulado por otros fabricantes. El teclado es retroiluminado y la sensación al usarlo es definitivamente de calidad y confort. El Touchpad multigestos hacen que el uso de mouse no sea siquiera extrañado. En él tienes funciones que se integran perfectamente al sistema operativo y sus aplicaciones. Por ejemplo, el uso de dos dedos desplazándolos hacia arriba y hacia abajo emulan el funcionamiento de desplazamiento presente en las ruedas del mouse. El uso de tres dedos hacia los lados, sirven para avanzar o retroceder en Safari – navegador de Internet de Apple –  esto y varias amenidades comunes en estos dispositivos hacen que con tener uno, entiendas el funcionamiento de los otros.

No sólo tiene lo necesario sino un poco más: puertos USB 2.0, cámara, firewire, red alámbrica e inalámbrica, DVD, etc. Apple tampoco se andan con jaladas como en el caso de las PCs, que ofrecen equipos de $5000 alegando solidaridad para con los que necesitan un equipo de cómputo y no quieren gastar más de eso. Conozco varios casos que al mes de haber comprado una mentada Netbook ya la quieren vender desesperados por su lentitud. En el caso de Apple, desde el modelo más básico te ofrecen toda la calidad, versatilidad y poder de cómputo para que realmente estés satisfecho. En escala del 1 al 10, el equipo más lento de Mac está en un 5 cuando en PC te puedes encontrar equipos que cuestan lo mismo que la MacBook más económica y están en 2 o 3. Ahh pero te regalan una maletita pinchurrienta que realmente ya te están cobrando en el precio.

El sistema operativo es otro mundo. En este caso es un Mac OS X 10.6.7 Lion… con 4GB en RAM todo se ejecuta a una velocidad por encima de lo esperado. El sistema lo tienes funcionando en menos de 40seg desde que presionas el botón de encendido y se apaga en menos de 10 seg. Esto lo logran también algunas PCs pero esas tienen discos de estado sólido o están nuevas sin software. Yo lo tengo en el equipo “budget”

En fin, ya dedicaré varios posts al sistema operativo Mac OS X y a las Mac en general ya que tiene varios “truquitos” que resuelven la vida a sus usuarios.

Cambiando de tema, quise escribir respecto al tiempo. Este es relativo en su percepción, intangible. A veces amigo, otras veces enemigo y desafortunadamente nada podemos hacer para manipularlo. ¿Cuántos no quisiéramos regresar a cierta época de nuestras vidas y comenzar otra vez desde ahí?  En mi caso, me remontaría hasta el momento en que tomé conciencia de mi existencia – espero que pase un milagro ahorita como el de las novelas y que al escribir esto, un remolino venga por mi y me lleve a mis 3 o 4 años de edad 😉 – empezaría de nuevo y esta vez me quitaría de miedos, experimentaría muchas cosas más y viviría como si no tuviera nada que perder. No sería irresponsable, al contrario, sería mucho más responsable porque regresaría con conocimiento y el conocimiento demanda responsabilidad.

Como no llegó ningún remolino por mí, sólo me queda vivir el presente. El pasado ya valió, ahí está. Pum, no se puede hacer algo más que aprender de él para seguir haciendo lo que aprendimos y dejar de hacer lo que no nos aportó. Es experiencia y lo mejor es agradecer que pasamos por él y así aplicar lo aprendido en el futuro. El cual ni siquiera está garantizado. Sólo queda el presente y nuestras decisiones para él.

Algún tiempo me la viví en el pasado, no me trajo más que amargura y desperdicio del presente. Ahora veo hacia atrás con tristeza porque dentro de mi plan de vida ya debería estar en otro nivel. Así como en un juego de video que antes de empezar a jugarlo me decía: “hoy llegaré al nivel 10” Pasaba a veces horas y cuando veía no había llegado ni al nivel 5. Pero mi ritmo no es igual al de nadie. Estoy convencido que, cuando vamos por la vida, cada quién va a su ritmo. No tiene que ver con tener hijos, o tener una casa propia o las pendejadas que la tradición, la sociedad y las instituciones nos venden por todas partes. Tiene que ver con la experiencia de vida, el haber probado sabores, olido, sentido, conocido personas, situaciones, lugares y sobretodo aprender de la vida en sí como para poder respetar y ser humildes en nuestro entorno.

Al final del día y de la vida tanto el político como el campesino terminarán siendo polvo y huesos. Alguna vez vi a la muerte de cerca y lo que más me entristeció y encabronó casi por igual fue el que me iba a ir sin haber hecho más cosas; sin haber vivido más. Además de que quería que mi recuerdo y legado fuera otro del que estaba dejando.

Hoy sé que todo eso depende sólo de mi. No puedo achacar mi felicidad a personas o a las cosas que tengo o no tengo. Mi felicidad radica en mi porque yo decido ser feliz y por lo mismo debo hacer lo necesario para serlo. Es tan fácil y tan difícil al mismo tiempo y pienso que tiene que ver con el equilibrio del universo. Es por eso que se busca el balance en las cosas.

Creo que esto que escribo no tiene ni pies ni cabeza. En este momento escucho “Starlight” del álbum de Muse en vivo en Wembley: HAARP. Es una canción que me conmueve, es poderosa, es sensible, es apasionada y al mismo tiempo tan sencilla.

Ya para terminar escribiré acerca de algo que me pasó hace unos días que me trajo de buenas hasta el final del día y que definitivamente quería escribir. El día comenzó fresco y yo de buenas porque el día anterior había ido al gimnasio y había descansado lo suficiente. Desperté fe buenas y decidí que ese día no podía enojarme por nada. El día transcurrió maravillosamente. El trabajo salió mejor de lo que esperaba, comí mi comida favorita, recibí dinero, en fin… un día perfecto.

Ya casi para terminar, de regreso del gimnasio iba conduciendo ya de noche camino a casa con el quemacocos abierto (sunroof) y disfrutando de una luna de “uñita” por más hermosa. Parecía la sonrisa curva de una carita feliz. El tránsito se detuvo a escasos kilómetros y minutos de llegar a casa y estuve a punto de enojarme por mi “mala suerte” En ese momento reaccioné y pensé para mi que no era mala suerte, al contrario, era para agradecer que así podría seguir viendo la luna por más tiempo y entonces agradecí como tengo costumbre: “gracias padre”, dirigiéndome al creador, al padre, al arquitecto de la Matrix, de the Grid o de la vida que nos rodea. En ese momento entró una florecita de jacaranda por el quemacocos y se depositó junto al teléfono que estaba sobre el tablero. Whoaa no podía estar más contento y llegué a casa con una sonrisota por la manifestación que tuve de que había establecido comunicación el universo.

Quiero que cada uno de mis días sea así. Aún no descifro si es sólo cuestión de desearlo y violá, pero no se nos da porque nos distraemos en el camino y cuando mentamos madres o nos enojamos atraemos la mierda a nuestra vida. Nadie está seguro, pero lo que sí es que estoy agradecido por días así y de que me recuerdan que el poder está en nosotros.

Ahh qué bella es la vida….

Primer post, primera protesta

Feliz 2011 México. Ojalá despierte tu gente y se deje de pendejadas y tradiciones que simplemente, no pueden seguir porque te están matando. ¿Notas la imagen de encabezado de este blog?  Mírala bien porque cada vez es más raro encontrarse con un amanecer así.

Este es el primer post del año, no voy a escribir más que un propósito para cumplir, precisamente, el 1 de enero de 2012: voy a pasar el año nuevo fuera de la ciudad de México y si es posible, viviendo ya fuera de aquí. Me he vuelto peor que Shrek, me molestan muchas cosas de esta ciudad y que pueden ser resueltas con un gobierno real y no con los farsantes en el poder. Y al poder me refiero tanto al local como al federal.

Anoche, casi todos celebrando el Año Nuevo. La cena, la bebida, tabaco, música y drogas dependiendo dónde se la pasara uno. Como es la celebración de Año Nuevo, todo se vale y es una reverenda estupidez. Es cuando debiera ser al contrario: todos respetuosos del prójimo, comenzando a hacer lo que se necesita para poder llevar a cabo los objetivos; pero no es así.

Tan sencillo como la infame COP16 todos preocupados por el cambio climático, la contaminación, bla bla bla. El 21 de Noviembre del 2010 se firma el pacto para pendejada y media. Incluso la corrupta y podrida iglesia católica da su opinión y apoya las acciones para combatir el cambio climático.

2 semanas después llega el 12 de diciembre. Hordas de peregrinos de todas partes llegan a la basílica de la ciudad de México. Unos caminando por decenas e incluso cientos de kilómetros. La mayoría causando caos a su paso, ya sea por los curiosos que pasan al lado y detienen el tráfico sin importarles un comino o porque van ocupando carriles de las calles por las que pasan. Tiran su basura de lo que van tragando, avientan cohetes, una falta absoluta de respeto por los que vivimos en el DF. ¿Qué importa si causamos caos, si ensuciamos, si contaminamos el aire, si hacemos ruido? Es el día de la virgen y todo se subordina a ello. Obviamente la iglesia no dice nada, no guía, no alecciona. Todo se vale porque esos peregrinos traen $$$ a la iglesia. ¿Cómo vamos a limitar sus festejos?

El año pasado escribí al episcopado mexicano preguntando qué iban a hacer al respecto de los cohetes dado que estos tiempos demandaban responsabilidad de los líderes morales de la mayoría de los borregos mexicanos. Dado que por ellos mismos no pueden razonar ni tomar acciones para salvarse. La respuesta tardó en llegar y fue tan simple como un “gracias lo tomaremos en cuenta”

Amanece el 13 de diciembre y la ciudad parece que ha sido bombardeada. Desde la montaña no se ven más que una mancha de color gris con matices café. Dos calles hacia abajo, nada más, es la máxima visibilidad. No vale la pena tomar fotos porque bien podría salir el necio católico criticando que son de otro lado o que está truqueada. Literalmente no hay algo que se note, ni siquiera el estadio Azteca a pocos kilómetros debajo.

El 24 pasó lo mismo pero ahora no sólo fueron los peregrinoides. Esta vez, fue la gran mayoría de la población. Salían los niños a las calles igual secundados por los estúpidos de sus padres “quemando cohetes” Ahora no sólo el cielo estaba hecho un asco y los animales, tanto de hogar como los pocos “salvajes” que quedan, aterrados; también las calles estaban tapizadas de los restos de “palomas”, cohetones, varillas de las “luces de bengala” y demás basura que NADIE de los que “quemó cohete” se tomó la molestia de levantar. ¿Y el pacto? ¿y todos los compromisos que se supone tiene el gobierno con el medio ambiente? ¿con el mundo? ¿Este es el mono denominado el mejor alcalde del planeta? ¡¡¡Estamos jodidos!!!

Éste año que comienza veo con tristeza nuevamente la ciudad, prisionera de unos habitantes imbéciles y conformistas y lidereada por una clase política cuyo único interés es robarse el dinero que llega de los ciudadanos que pagan impuestos. El bien común, el crecimiento, la evolución, la conservación de la naturaleza son utopías que en México son necias esperanzas que los católicos y otros borregos atribuyen a la “voluntad de dios”

“Es que ¿qué le vamos a hacer? dios así lo quiso” Ahh bendita sea la ignorancia que te quita mágicamente la responsabilidad. Nunca se detendrán a cuestionarse ni a reflexionar que gobierno y religiones por igual sólo buscan el control y aunque ellos mismos – sus líderes – se están matando también, nunca va a pasar algo a menos que haya un evento radical que extermine de tajo toda la hierba mala.

Aquí están las tristes imágenes que tanto coraje me dan. Cámara Sony DSC-F828

Un cielo hermoso pero por debajo del Ixtaccíhuatl se nota la nata de las celebraciones de Año Nuevo.

El Estadio Azteca, otro testigo silencioso de los cavernícolas que asisten a él.

El Distrito Federal es una olla rodeada de montañas que en un futuro no muy lejano explotará y dejará de existir.

Abur

Sólo en cines? No gracias…

Sólo en cines

Foto de hazmeelchingadofavor.com

Hasta hace tiempo podía jactarme de ser una persona que estaba en contra de la piratería; fuera de ropa, películas, juegos, en fin… cualquier tipo de piratería. Pensaba que no era justo que alguien lucrara con el trabajo de alguien más. Soy de los que pagan las aplicaciones para el iPhone aunque la única diferencia con la aplicación de pago sea la existencia de publicidad. Creo en el apoyo y el reconocimiento al trabajo de las personas y de las organizaciones. Además de que generalmente en esa industria clandestina surgen lacras sociales que les gusta el dinero fácil o que derivan en otros negocios ilícitos tan graves como el lenocinio y el narcotráfico.

Esta era mi opinión y criterio pero ha ido cambiando radicalmente. Ahora la acepto y tolero. Ya no critico a los que compran películas de $10 pesos en las salidas de las estaciones del metro. Ya no hago expresiones de desaprobación al notar que una prenda es imitación, etc. No apruebo en absoluto la existencia de la piratería, pero ahora soy tolerante con los consumidores porque no es que quieran promover esa economía informal que afecta al equilibrio macro económico, sino porque las circunstancias hacen que la piratería sea la decisión más “cuerda” en este mundo de locura. ¿Porqué es lo más cuerdo?  Bueno, no sólo en algunos casos. Si fuéramos racionales y exigentes con recibir a cambio de nuestro dinero artículos y servicios de calidad, el cine, como lo conocemos, sería muy distinto al de nuestros días.

Caso 1 – $108  – Pareja de estudiantes.

Acudes a un cine de una zona “estándar”. Llegas en transporte público con tu pareja $10
Antes de llegar, pasaste a la tiendita de la esquina y compraste una coca y una torta para “papear” durante la película $26
Como vas en Miércoles, la entrada te cuesta $36 pesos, pero llevas a tu pareja y te gastas $72
Regresas a tu pareja a su casa y luego te vas a la tuya $10 pesos

Caso 2 – $243  – Pareja de jóvenes, tal vez trabajan o los mantienen.

Acudes al cine en tu auto que te da más o menos 10Km/L y el estacionamiento es de los que todavía tienen la decencia de darte 2 horas de cortesía si sellas tu boleto. Dos horas y media de película junto con 30 minutos de anuncios (que ya pagaste tu boleto por lo que no debería haber ni uno) hacen que pagues estacionamiento por poco más de 3 horas $24 más unos $40 de gasolina.
Compras el “Parejas” de los infames “combos” de palomitas, refresco y una golosina “equis” que a pocos les gusta por $95
Fuiste en fin de semana por lo que te dejan ir el precio completo por dos entradas: $84 en un cine en una zona “estándar”

Caso 3 –  $594 Familia pequeña clase media

Matrimonio que va al centro comercial con sus dos hijos, ahí comen y por supuesto, van al cine. Dado que llegan desde temprano, sus dos horas de cortesía de cine no sirven de mucho, pagando $72 de estacionamiento y $40 de gasolina.
A cada uno de sus hijos le compran el infame combo y un Icee – me encantan – los papás piden un sólo combo para ellos $290
2 adultos $ 108 pesos más 2 niños $ 84 pesos ya que “güeeeeey estás yendo a Perisur y en Perisur es más ¿nice'” $192

Caso 4 – $940 ida de gente “bien” (por cierto, me caga el término “gente bien”)

Dejas tu Porsche 911 Turbo en el Valet Parking $40 del Valet, más $50 del estacionamiento, más $90 de gasolina más $10 de propina al güey que hiciste feliz por manejar tu coche = $190
Pides Sashimi de salmón, una chela y tu pareja pide ensalada para cuidar la dieta $250
Como vas al cine VIP ultra plus platino pagas
$ 240 por las dos entradas
Ya dentro del cine pides un chupe porque está muy chida la movie y a tu pareja se le antoja un juguito de cranberries $250

Caso del papá “pidata” – $73

El señor compra “Mi villano favorito” en blurey. No sabe qué es el blurey pero el vendedor le asegura que se ve más chigona la película y se reproduce en cualquier DVD. Por $10 pesos no suena nada mal. Aunque le esté viendo la cara con lo del Blu-ray y corra peligro de que el disco sea de tan mala calidad que por haber estado en el sol varios días explote dentro del reproductor de DVD. Bueno, sí eso pasara, como sucedío en casa de la tía Yoya, pues se compra otro y listo. Al fin están en el “Güolmar” en $400 y a 12 meses sin intereses.
Pasa a la miscelánea de la esquina y compra una Coca de 2 Litros, una bolsa jumbo de Sabritones, 4 limones, una caguama de Indio y un Monster que le gusta a su vieja por $60
Gasto de energía por poner la película en la comodidad de su sala a su mujer y sus dos hijos $3

Por 73 pesos el papá “pidata” pasó una tarde con su familia, entretenidos, sin transportarse y en la comodidad de la sala de su casa. A comparación del caso más económico de la pareja de estudiantes de 108 pesos, transportándose y sin comprar en la tienda del cine.

Si este gasto lo hacemos cada fin de semana, tenemos que el papá pidata se está ahorrando $2,084 al mes al comprar su película pirata en el tianguis, comparado con el papá de clase media que lleva a sus hijos al cine. Anualizado es un ahorro de $25,000

Se podría alegar como decía el slogan de hace algunos años que “El cine se ve mejor en el cine” pero hay que sufrir incomodidades cuando uno va al cine y todavía pagar por ello. Primero las filas para comprar boletos, las filas para que te roben en el mostrador de las golosinas. Los precios exhorbitantes como por ejemplo: 1 litro de agua que cuesta afuera $5 te lo cobren en $20 y unas palomitas que cuestan $2 te las cobren en $40. Finalmente tienes que hacer fila antes de que empiece la película, si no, te toca hasta adelante y sales con el cuello torcido como si fueras pájaro dodo. Si alcanzaste un buen lugar, no falta la gente que va a platicar en vez de ver la película, o el señor con huevos gigantes que separa las piernas hasta que choca tu rodilla con la de él y ni se disculpa por invadir tu espacio vital.

Además tienes que esperar 30 minutos de anuncios que no te interesan en lo más mínimo más que los avances de películas, los que hace algunos años llamábamos “cortos” y que han sido sustituidos por el término anglosajón trailer. Durante la película el sonido a veces está peor que el de tu TV de hace 10 años, el aire acondicionado brilla pero en el sudor de tu frente cuando no lo encienden, o brilla en la escarcha que se te hace en la nariz cuando lo encienden como si estuvieras a medio día bajo el sol en medio del desierto.

Finalmente, sobrevives al asalto de la dulcería y del boleto del cine con la incomodidad de la sala de proyección y todavía tienes que sufrir la salida del estacionamiento y el robo que también se comete ahí.

Luego entonces, si  esperáramos que saliera a la venta en cualquiera de sus formatos, las películas que quisiéramos ver, sería más cómodo y racional que acudir a cualquier sala comercial de cine. Tiene su encanto el ir por el paseo, el ver gente, pero en mi caso, antes de ir al cine, habrá que considerar más opciones o hacerlo en espacios de tiempo más separados.

Sólo en cines? … no gracias. Mejor me espero a que salga en DVD

Abur

Los gritos del Bicentenario

En las vísperas de las celebraciones del “Bicentenario” de la fecha cuando comenzó la independencia de México, publiqué en el muro de mi perfil de Facebook acerca de los gritos del Bicentenario. Hubo más de 30 aportaciones de mis amistades y quise entonces compartir por este medio a los que tienen a bien leerme.

Estos son los gritos que escuchamos en México; la mayoría en el Distrito Federal, mejor conocido como la Ciudad de México, pero varios también se escuchan en calles y mercados de todo el país.

Aquí están sin ningún orden más que en el que se fueron publicando.

El gaaaaaas”

“El aguaaa”

“Fierros vieeeejos que venda”

“Pida sus ricos tamales oaxaqueñooos”

“La basuraaaa”

También… “Ahí va el aguaaa”

“¿Me estás oyendo, inútil?” Jajajajaja

“Se arreglan cortineroooosss y persiannnaaaasss!!!!!” xD

“Se compra cimbraaa, madera y colchones”

“Fierro viejo que vendaaaaaan” xD

“Rooopa usada que vendaaaan”

“El afiladooor”

“Camoteeeees”

“Se arreeeeeeglan pueeertas y ventaaanas”

El famoso grito del tianguis “Páseleeee aquí si hay”

Jajaja, también está el de “Pásele pásele que le damos que se va a llevar güerita”

Jajaa y otro que quedó en el olvido y debería estar vigente: “Amandaaaaa ciérrale del gordito de los comerciales del agua” xD

O el de, “cortineros cortinas cortinerrooosssss.”

“Pásele damita.. Levanteleeee”

Jajajajaja…“pidan sus ricos y calientitos tamales oaxaqueños” jeje 😛

“Arriba las manos que esto es un asalto…”

“Oríllese a la orilla”

“Avance avance”

“Para el jugo de la niña, para jugo del señor, cuarenta naranjas por diez peesoooos”

“Lle vamos a dar le vamos a regalaaar”

“Aproveche la oferta, la propaganda que ahora le venimos ofreciendo….”

“Damita no se distraiga,. Que no le digan que no le cuenten… Pase y vea pollo el kilo a 10 pesos la pieza”

“Bara, Bara”

“¿Güera, qué va a llevar? ¿Qué le vendo?

“Ahí lo que guste cooperaaaaar” xD

“Ese coche negro obscuro, oríllese a la orilla”

Les faltó el del pesero: “bajan chofer! Bajan. Vale m… Ya se pasó”

O el de “pásele atrás hay lugar…”

“Viene, viene… @#% ahí bueno”

“Eeeeelotes, esquiteeeeessss……”

“Ropaaaaaaaaaa vieja que vendannnnn, cambio loza por ropa vieja….”

“Fosforoooooo vitacal…..”

“Para las lombrices del chamaco….”

“Si amaneció con la boca sabor a centavo….”

“Perlas de hígado de bacalao… Perlas Kanin.”

Y qué opinan del… “¿Usted qué cree…?”

Haha y otra increíble!!! “…le manejamos lo que viene siendo…pechuga aplanada, pechuga deshuesada…molida de pollo!!! Y pollo enterito y bien alimentado!!”

“Haaaay flooooreeees”

“Reparación de la máquina de coseeer”

“Pásele, pásele lleve fresa la fresa mugrosa pero con crema que sabrosa.”

“Arroooooz”

🙂 Hay tantos gritos del bicentenario que nos muestran que 200 años y todo sigue igual 😛

Abur

Cada decisión que tomamos cuenta…

Eric Draven & Shelly WebsterHoy quiero compartir esta experiencia que tuve y que me hace reflexionar acerca de las decisiones triviales que tomamos todos los días. Algunas pueden parecer irrelevantes como el decidir qué ropa ponernos, si levantar o no la basurita que aparece en la alfombra o si encendemos el motor del auto antes de ponernos el cinturón de seguridad. Son decisiones triviales y a veces hasta automáticas, pero no dejan de ser importantes por ello.

Por la mañana, después de bañarme y vestirme, miré en el buró los dos únicos relojes con pila que tengo: un Timex Iron Man y un Polar FT80. Generalmente uso el Timex porque a veces tengo que meter las manos en computadoras o en lugares donde suelen rayarse los relojes. Pero esta vez, decidí por el Polar porque me gusta mucho… me siento como cuando iba al gimnasio, mismo que no he visitado desde hace más de 6 meses.

Visité el primer cliente del día, estaba haciendo auditoría a los equipos cuando llega a su oficina y menciona que compartíamos el mismo modelo de reloj. Es curioso porque, aunque es una maravilla electrónica (más detalles aquí) pocos lo compran, no sólo porque es caro para ser una microcomputadora con monitor cardiaco, no es tan sencillo de programar y cuenta con muchas funciones que para algunas personas están de más.

En la plática surgió si estaba haciendo ejercicio o no y recibí un reality check que me hacía mucha falta. Estaba haciendo ejercicio a lo güey, casi siempre empujando más allá de lo recomendado porque, según yo, así quemo más calorías o porque así hago más músculo o simplemente, porque tenía que hacer más que el resto de los mortales. Pero más equivocado no podía estar.

Resulta que desde hace tiempo he estado teniendo dolores de cabeza derivados de hipertensión. Yo iluso pensaba que era solamente el estrés y no me preocupé mucho. Sin embargo, este cliente y amigo me abrió los ojos a algo que no quería ver por mi necedad: tengo un sobrepeso importante y eso es la principal razón por la cual  aumenta mi presión arterial. Por lo tanto,  cada vez que hago ejercicio me estoy matando poco a poco.  En mi caso, es más sano, no hacer ejercicio que hacerlo de la forma que lo hago porque siempre me exijo más allá de lo normal.

Pesaba bellos 82Kg que puede parecer exceso. Sin embargo tengo complexión mesomórfica y es un peso sano. A principios de año dejé de ir al gimnasio por falta de tiempo y luego por falta de $$$ por lo que decidí mejor ya no ir hasta que me pusiera la disciplina de poder pagar la cuota y asignar, al menos, 4 días de la semana para acudir a hacer ejercicio.

Para Mayo ya estaba cerca de los 100Kg dado que comía igual y no realizaba ninguna actividad física. Hoy día peso 105Kg, es decir que traigo 25Kg extras empacados en 8 meses con tendencia a aumentar si sigo comiendo igual y sin hacer ejercicio.

Hoy estoy cuidando mis alimentos: bebo refresco al mínimo – 1 vez por semana -, ceno cereal – aunque me chillan las tripas en la noche -, trato de no comer nada frito y cuando puedo, cambio la carne que tanto me gusta por una ensalada.

Por las mañanas estoy haciendo estiramientos por 15 minutos y estoy buscando hacer actividad física. Si no camino lo suficiente durante el día (30 minutos) en casa tomo una elíptica abandonada y hago 20 minutos muy ligeros con el ritmo cardiaco entre 130 y 140 pps.

En fin… una simple decisión llevo a un cambio de percepción y a concientizar una situación que, seguramente me hubiera sido detectada cuando el daño fuera mayor. Me gusta una frase de la película “The Crow” misma en la que murió el protagonista Brandon Lee, hijo de Bruce Lee la leyenda del Kung Fu. Ésta aplica para las relaciones humanas, tanto como para el día a día, como en mi caso.

“Little things used to mean so much to Shelly. I used to think they were kind of trivial. Believe me, nothing is trivial.”

“Las pequeñas cosas significaban mucho para Shelly. Yo pensaba que eran triviales. Créeme, nada es trivial.”

Los contrastes en México

Esta semana visité algunos clientes por el área de Bosques de las Lomas que está a un cruce de cerro de Santa Fe; ambas zonas de alta plusvalía en la ciudad de México. Tomé una ruta que me evita, precisamente, el cruzar el cerro por debajo viniendo de Santa Fe y me encontré a mi izquierda con esta vista:

Contrastes

Un conjunto de colorido de casitas sin terminar edificadas en el cerro. Ropa tendida a la vista, maleza creciendo sin control a su alrededor y sin presencia de calles o medios de acceso, llamémosle “decentes”. A la derecha se ve un edificio nuevo emergiendo del fondo de la barranca. La entrada frontal al edificio, es la clásica con una caseta de seguridad, un pequeño lobby y su fuentecita coqueta que no sirve de nada más que de vista. No tomé la foto porque la gente de seguridad luego es algo paranoide a pesar de que mi look, creo yo, no es de secuestrador y mi coche no está tan jodido para la zona. Opté por evitarme momentos de discusiones futiles e innecesarias.

Ya en mi cita, algunos metros delante de esta escena, tuve a bien comenzar la rutina de análisis de los equipos de mi cliente. Cabe mencionar, es una delicia el otorgarles mis servicios. Fuera de la servidumbre que se creen los patrones de quien sirven, estas personas me reciben siempre con una sonrisa, me ofrecen literalmente lo que quiera: un sandwich, un café gourmet, galletas, etc. (: así da gusto atenderlos y procuro dar siempre más de mis servicios.

En fin, la vista desde ahí era completamente distinta a la realidad unos metros más abajo.

No tiene nada de malo. Hay gente que hereda el dinero que tiene. Otros lo hacen trabajando duro. Otros lo roban, pero lo tienen 😐 Es sólo una oportunidad para reflexionar al respecto. Yo no puedo imaginarme qué pueden pensar a cada lado de la barranca. Unos que tienen de vista unas casas destartaladas y feas. Haber pagado cifras groseras para tener un departamento en Bosques de las Lomas y tener de vista, no un bosque de árboles, sino un bosque de casuchas.

Por otro lado, alguien que vive en esas casas cuya vista es una serie de edificios y casas donde solamente el auto cuesta más dinero que 10 de esas mismas casas en donde vive. En algunos edificios se aprecia el roof garden con barandales de cristal que permiten ver qué sucede en ellos: las palmeras, asoleaderos, albercas, fiestas, etc. ¿Qué pudiera pasar por la cabeza de alguien que vive a pocos metros de esa opulencia? Yo no lo sé, ni me lo puedo imaginar. Sólo me queda compartirles los contrastes en México