Mi espacio utópico y catártico

R@U Folk

Una sorpresa de Waze

Llegando hoy a casa, me encuentro con un sobre con mi nombre procedente de Israel. Al principio pensé que sería algo de Kabbalah y que tal vez mi amigo Emilio había pedido por mí – él está clavado estudiando – pero no. En mis labios se dibujó una sonrisa enorme cuando vi la palabra “Waze” y entonces supe de quién provenía.

Sobre Waze

A principios de Septiembre comencé a usar Waze que es una aplicación que uso en el iPhone que se vale de los usuarios para generar mapas, establecer zonas con embotellamientos y para alertar de situaciones de peligro o tráfico. Leyendo el blog y las publicaciones en Facebook encontré que invitando a cinco amigos a participar de la aplicación y darse de alta en Facebook te enviarían gratis un sticker o unos parasoles.

Un par de amigos se dieron de alta de inmediato y en un par de semanas ya contaba con más amigos conectados. Me dí de alta en la sección indicada y lo seguí usando. Hace apenas unos minutos me encontré con el paquete y no pude esperar para compartirlo 🙂

Para ser sincero me esperaba la calcomanía (sticker) pero sólo llegaron los parasoles y un cuadrito que huele delicioso: a vainilla 😉 pero bueno. Es una gran aplicación y finalmente cumplieron su palabra enviando los goodies.

A Wazear pues.

Anuncios

Sólo en cines? No gracias…

Sólo en cines

Foto de hazmeelchingadofavor.com

Hasta hace tiempo podía jactarme de ser una persona que estaba en contra de la piratería; fuera de ropa, películas, juegos, en fin… cualquier tipo de piratería. Pensaba que no era justo que alguien lucrara con el trabajo de alguien más. Soy de los que pagan las aplicaciones para el iPhone aunque la única diferencia con la aplicación de pago sea la existencia de publicidad. Creo en el apoyo y el reconocimiento al trabajo de las personas y de las organizaciones. Además de que generalmente en esa industria clandestina surgen lacras sociales que les gusta el dinero fácil o que derivan en otros negocios ilícitos tan graves como el lenocinio y el narcotráfico.

Esta era mi opinión y criterio pero ha ido cambiando radicalmente. Ahora la acepto y tolero. Ya no critico a los que compran películas de $10 pesos en las salidas de las estaciones del metro. Ya no hago expresiones de desaprobación al notar que una prenda es imitación, etc. No apruebo en absoluto la existencia de la piratería, pero ahora soy tolerante con los consumidores porque no es que quieran promover esa economía informal que afecta al equilibrio macro económico, sino porque las circunstancias hacen que la piratería sea la decisión más “cuerda” en este mundo de locura. ¿Porqué es lo más cuerdo?  Bueno, no sólo en algunos casos. Si fuéramos racionales y exigentes con recibir a cambio de nuestro dinero artículos y servicios de calidad, el cine, como lo conocemos, sería muy distinto al de nuestros días.

Caso 1 – $108  – Pareja de estudiantes.

Acudes a un cine de una zona “estándar”. Llegas en transporte público con tu pareja $10
Antes de llegar, pasaste a la tiendita de la esquina y compraste una coca y una torta para “papear” durante la película $26
Como vas en Miércoles, la entrada te cuesta $36 pesos, pero llevas a tu pareja y te gastas $72
Regresas a tu pareja a su casa y luego te vas a la tuya $10 pesos

Caso 2 – $243  – Pareja de jóvenes, tal vez trabajan o los mantienen.

Acudes al cine en tu auto que te da más o menos 10Km/L y el estacionamiento es de los que todavía tienen la decencia de darte 2 horas de cortesía si sellas tu boleto. Dos horas y media de película junto con 30 minutos de anuncios (que ya pagaste tu boleto por lo que no debería haber ni uno) hacen que pagues estacionamiento por poco más de 3 horas $24 más unos $40 de gasolina.
Compras el “Parejas” de los infames “combos” de palomitas, refresco y una golosina “equis” que a pocos les gusta por $95
Fuiste en fin de semana por lo que te dejan ir el precio completo por dos entradas: $84 en un cine en una zona “estándar”

Caso 3 –  $594 Familia pequeña clase media

Matrimonio que va al centro comercial con sus dos hijos, ahí comen y por supuesto, van al cine. Dado que llegan desde temprano, sus dos horas de cortesía de cine no sirven de mucho, pagando $72 de estacionamiento y $40 de gasolina.
A cada uno de sus hijos le compran el infame combo y un Icee – me encantan – los papás piden un sólo combo para ellos $290
2 adultos $ 108 pesos más 2 niños $ 84 pesos ya que “güeeeeey estás yendo a Perisur y en Perisur es más ¿nice'” $192

Caso 4 – $940 ida de gente “bien” (por cierto, me caga el término “gente bien”)

Dejas tu Porsche 911 Turbo en el Valet Parking $40 del Valet, más $50 del estacionamiento, más $90 de gasolina más $10 de propina al güey que hiciste feliz por manejar tu coche = $190
Pides Sashimi de salmón, una chela y tu pareja pide ensalada para cuidar la dieta $250
Como vas al cine VIP ultra plus platino pagas
$ 240 por las dos entradas
Ya dentro del cine pides un chupe porque está muy chida la movie y a tu pareja se le antoja un juguito de cranberries $250

Caso del papá “pidata” – $73

El señor compra “Mi villano favorito” en blurey. No sabe qué es el blurey pero el vendedor le asegura que se ve más chigona la película y se reproduce en cualquier DVD. Por $10 pesos no suena nada mal. Aunque le esté viendo la cara con lo del Blu-ray y corra peligro de que el disco sea de tan mala calidad que por haber estado en el sol varios días explote dentro del reproductor de DVD. Bueno, sí eso pasara, como sucedío en casa de la tía Yoya, pues se compra otro y listo. Al fin están en el “Güolmar” en $400 y a 12 meses sin intereses.
Pasa a la miscelánea de la esquina y compra una Coca de 2 Litros, una bolsa jumbo de Sabritones, 4 limones, una caguama de Indio y un Monster que le gusta a su vieja por $60
Gasto de energía por poner la película en la comodidad de su sala a su mujer y sus dos hijos $3

Por 73 pesos el papá “pidata” pasó una tarde con su familia, entretenidos, sin transportarse y en la comodidad de la sala de su casa. A comparación del caso más económico de la pareja de estudiantes de 108 pesos, transportándose y sin comprar en la tienda del cine.

Si este gasto lo hacemos cada fin de semana, tenemos que el papá pidata se está ahorrando $2,084 al mes al comprar su película pirata en el tianguis, comparado con el papá de clase media que lleva a sus hijos al cine. Anualizado es un ahorro de $25,000

Se podría alegar como decía el slogan de hace algunos años que “El cine se ve mejor en el cine” pero hay que sufrir incomodidades cuando uno va al cine y todavía pagar por ello. Primero las filas para comprar boletos, las filas para que te roben en el mostrador de las golosinas. Los precios exhorbitantes como por ejemplo: 1 litro de agua que cuesta afuera $5 te lo cobren en $20 y unas palomitas que cuestan $2 te las cobren en $40. Finalmente tienes que hacer fila antes de que empiece la película, si no, te toca hasta adelante y sales con el cuello torcido como si fueras pájaro dodo. Si alcanzaste un buen lugar, no falta la gente que va a platicar en vez de ver la película, o el señor con huevos gigantes que separa las piernas hasta que choca tu rodilla con la de él y ni se disculpa por invadir tu espacio vital.

Además tienes que esperar 30 minutos de anuncios que no te interesan en lo más mínimo más que los avances de películas, los que hace algunos años llamábamos “cortos” y que han sido sustituidos por el término anglosajón trailer. Durante la película el sonido a veces está peor que el de tu TV de hace 10 años, el aire acondicionado brilla pero en el sudor de tu frente cuando no lo encienden, o brilla en la escarcha que se te hace en la nariz cuando lo encienden como si estuvieras a medio día bajo el sol en medio del desierto.

Finalmente, sobrevives al asalto de la dulcería y del boleto del cine con la incomodidad de la sala de proyección y todavía tienes que sufrir la salida del estacionamiento y el robo que también se comete ahí.

Luego entonces, si  esperáramos que saliera a la venta en cualquiera de sus formatos, las películas que quisiéramos ver, sería más cómodo y racional que acudir a cualquier sala comercial de cine. Tiene su encanto el ir por el paseo, el ver gente, pero en mi caso, antes de ir al cine, habrá que considerar más opciones o hacerlo en espacios de tiempo más separados.

Sólo en cines? … no gracias. Mejor me espero a que salga en DVD

Abur


Cada decisión que tomamos cuenta…

Eric Draven & Shelly WebsterHoy quiero compartir esta experiencia que tuve y que me hace reflexionar acerca de las decisiones triviales que tomamos todos los días. Algunas pueden parecer irrelevantes como el decidir qué ropa ponernos, si levantar o no la basurita que aparece en la alfombra o si encendemos el motor del auto antes de ponernos el cinturón de seguridad. Son decisiones triviales y a veces hasta automáticas, pero no dejan de ser importantes por ello.

Por la mañana, después de bañarme y vestirme, miré en el buró los dos únicos relojes con pila que tengo: un Timex Iron Man y un Polar FT80. Generalmente uso el Timex porque a veces tengo que meter las manos en computadoras o en lugares donde suelen rayarse los relojes. Pero esta vez, decidí por el Polar porque me gusta mucho… me siento como cuando iba al gimnasio, mismo que no he visitado desde hace más de 6 meses.

Visité el primer cliente del día, estaba haciendo auditoría a los equipos cuando llega a su oficina y menciona que compartíamos el mismo modelo de reloj. Es curioso porque, aunque es una maravilla electrónica (más detalles aquí) pocos lo compran, no sólo porque es caro para ser una microcomputadora con monitor cardiaco, no es tan sencillo de programar y cuenta con muchas funciones que para algunas personas están de más.

En la plática surgió si estaba haciendo ejercicio o no y recibí un reality check que me hacía mucha falta. Estaba haciendo ejercicio a lo güey, casi siempre empujando más allá de lo recomendado porque, según yo, así quemo más calorías o porque así hago más músculo o simplemente, porque tenía que hacer más que el resto de los mortales. Pero más equivocado no podía estar.

Resulta que desde hace tiempo he estado teniendo dolores de cabeza derivados de hipertensión. Yo iluso pensaba que era solamente el estrés y no me preocupé mucho. Sin embargo, este cliente y amigo me abrió los ojos a algo que no quería ver por mi necedad: tengo un sobrepeso importante y eso es la principal razón por la cual  aumenta mi presión arterial. Por lo tanto,  cada vez que hago ejercicio me estoy matando poco a poco.  En mi caso, es más sano, no hacer ejercicio que hacerlo de la forma que lo hago porque siempre me exijo más allá de lo normal.

Pesaba bellos 82Kg que puede parecer exceso. Sin embargo tengo complexión mesomórfica y es un peso sano. A principios de año dejé de ir al gimnasio por falta de tiempo y luego por falta de $$$ por lo que decidí mejor ya no ir hasta que me pusiera la disciplina de poder pagar la cuota y asignar, al menos, 4 días de la semana para acudir a hacer ejercicio.

Para Mayo ya estaba cerca de los 100Kg dado que comía igual y no realizaba ninguna actividad física. Hoy día peso 105Kg, es decir que traigo 25Kg extras empacados en 8 meses con tendencia a aumentar si sigo comiendo igual y sin hacer ejercicio.

Hoy estoy cuidando mis alimentos: bebo refresco al mínimo – 1 vez por semana -, ceno cereal – aunque me chillan las tripas en la noche -, trato de no comer nada frito y cuando puedo, cambio la carne que tanto me gusta por una ensalada.

Por las mañanas estoy haciendo estiramientos por 15 minutos y estoy buscando hacer actividad física. Si no camino lo suficiente durante el día (30 minutos) en casa tomo una elíptica abandonada y hago 20 minutos muy ligeros con el ritmo cardiaco entre 130 y 140 pps.

En fin… una simple decisión llevo a un cambio de percepción y a concientizar una situación que, seguramente me hubiera sido detectada cuando el daño fuera mayor. Me gusta una frase de la película “The Crow” misma en la que murió el protagonista Brandon Lee, hijo de Bruce Lee la leyenda del Kung Fu. Ésta aplica para las relaciones humanas, tanto como para el día a día, como en mi caso.

“Little things used to mean so much to Shelly. I used to think they were kind of trivial. Believe me, nothing is trivial.”

“Las pequeñas cosas significaban mucho para Shelly. Yo pensaba que eran triviales. Créeme, nada es trivial.”


Los contrastes en México

Esta semana visité algunos clientes por el área de Bosques de las Lomas que está a un cruce de cerro de Santa Fe; ambas zonas de alta plusvalía en la ciudad de México. Tomé una ruta que me evita, precisamente, el cruzar el cerro por debajo viniendo de Santa Fe y me encontré a mi izquierda con esta vista:

Contrastes

Un conjunto de colorido de casitas sin terminar edificadas en el cerro. Ropa tendida a la vista, maleza creciendo sin control a su alrededor y sin presencia de calles o medios de acceso, llamémosle “decentes”. A la derecha se ve un edificio nuevo emergiendo del fondo de la barranca. La entrada frontal al edificio, es la clásica con una caseta de seguridad, un pequeño lobby y su fuentecita coqueta que no sirve de nada más que de vista. No tomé la foto porque la gente de seguridad luego es algo paranoide a pesar de que mi look, creo yo, no es de secuestrador y mi coche no está tan jodido para la zona. Opté por evitarme momentos de discusiones futiles e innecesarias.

Ya en mi cita, algunos metros delante de esta escena, tuve a bien comenzar la rutina de análisis de los equipos de mi cliente. Cabe mencionar, es una delicia el otorgarles mis servicios. Fuera de la servidumbre que se creen los patrones de quien sirven, estas personas me reciben siempre con una sonrisa, me ofrecen literalmente lo que quiera: un sandwich, un café gourmet, galletas, etc. (: así da gusto atenderlos y procuro dar siempre más de mis servicios.

En fin, la vista desde ahí era completamente distinta a la realidad unos metros más abajo.

No tiene nada de malo. Hay gente que hereda el dinero que tiene. Otros lo hacen trabajando duro. Otros lo roban, pero lo tienen 😐 Es sólo una oportunidad para reflexionar al respecto. Yo no puedo imaginarme qué pueden pensar a cada lado de la barranca. Unos que tienen de vista unas casas destartaladas y feas. Haber pagado cifras groseras para tener un departamento en Bosques de las Lomas y tener de vista, no un bosque de árboles, sino un bosque de casuchas.

Por otro lado, alguien que vive en esas casas cuya vista es una serie de edificios y casas donde solamente el auto cuesta más dinero que 10 de esas mismas casas en donde vive. En algunos edificios se aprecia el roof garden con barandales de cristal que permiten ver qué sucede en ellos: las palmeras, asoleaderos, albercas, fiestas, etc. ¿Qué pudiera pasar por la cabeza de alguien que vive a pocos metros de esa opulencia? Yo no lo sé, ni me lo puedo imaginar. Sólo me queda compartirles los contrastes en México


Del jardín de Pita

Queriendo tomar la foto a la flor de un cactus, me encontré con alguien que no sintió mi presencia, aproveché antes de que volara.

Ésta fue la flor que cautivó mi atención. Lástima que un caracol la encontró primero mellando uno de sus pétalos 😦


Buscando realizar un sueño

Hoy leí una convocatoria en Facebook para probar una nueva característica de la red social. En la convocatoria se pedía escribir 3 preguntas sobre cualquier tema y contestarlas de forma más o menos detallada. Sería muy feliz si pudiera trabajar en Facebook y más si lo hiciera desde los headquarters en California. Aunque trabajar en Google sería hiper mega poca madrérrimo, pero hasta eso no quiero comerme al mundo de una mordida.

Dado que soy algo paranoico y temo que pudiera alguien agarrar y desarrollar respecto a mis respuestas, decidí compartirlas aquí en R@Utopia just in case 😉 Sorry, está en inglés, pero si no lo entiendes o lo hablas ya, deberías de tomar un curso urgentemente ya que más de la mitad del mundo está en inglés.

Esto lo escribí encuerado porque hace mucho calor en mi recámara… además como que tiendo al nudismo :P. En las bocinas se ha escuchado sólo Metal desde hace una hora. A mis pies, debajo de mi escritorio, se encuentra el Insectronic que compré en Steren esperando electrocute a todo maldito mosco mutante de la fruta. Debo reconocer que María Barragán en mi Facebook me recordó que dicho insecto es el usado en experimentos genéticos. Seguramente  a alguien se le escapó algún infeliz mosquito mutante y éste le dio “vuelo a la hilacha” tronchándose a toda Drosophila que se le pusiera enfrente.

Ya me desvié del post, así que dejo mis preguntas. Si las copias, Facebook motherfucking team te va a decir “nanais! eres un plagiador de contenido intelectual y chingón del R@U” así que ya estás advertido.

Why are there so many mails with hoaxes and urban legends?

It seems like gossip and first hand news have always been inviting.

The mails about the guy in Nigeria who needs a foreign account to transfer 5 million dollars, or the one that estates that Ericsson is giving away last generation cell phones to the recipients of a mail chain have been circulating on the internet since its early years. So why are they still around haunting our mail boxes?

The answer could point to the fact that we are not sure whether that mail is true or a hoax, and the question “What if it’s true?” messes with our minds. In addition to that, very few people take the time to give a second thought and summon common sense.

The best protection for any type of con is: information. But there’s a bottom line: the internet holds many information sources that tend to overwhelm, and sometimes, is difficult to find reliable sources that could really fulfill the information requirements that we are searching. We can find tons of porn or advertising before getting close to a somewhat decent source with a piece of information we are looking for.

The scammers behind these mails know that the probability for someone to fall in the trap is very low, nevertheless is not zero. If they can obtain valid e-mail addresses through harvesting using this or having someone’s information to do extortion of frauds they will keep on doing it.

What could be the solution for each and every conflict in this world?

Chances are someone has thought already on this but I wanted to write my opinion about it.

What happens when a happy loving couple suddenly has an irreconcilable problem? What is within a conflict that keeps countries immersed in wars? What makes a man hate another man? I think the answer relies in the lack of respect. Respect is what this world needs. Respect to other people beliefs, opinions, paradigm, etc.

The guy in that couple makes fun of his partner because he doesn’t like her having a bit of freedom from time to time to spend time with her friends. He is not respecting her right to do her will. Sometimes he yells at her and then the lack of respect brings the insults, the frowning and such.

Country A does not agree with the religion of Country B. They are unfaithful to our God, country A says. They want to turn them to A religion, because B religion is a lie. We don’t respect your right to believe in B.

A man has a bad day at his job. The guy that put him on the line when he was being irresponsible belongs to the ethnic “X”. Then every person from that ethnic group is labeled as “non grata” It doesn’t matter where they come from or what their history is, if they look alike “X” they are not allowed to have an opinion, they are nothing to that man.

What would the world be like if we all treat ourselves with respect? Would they be conflicts still? Yes, but they could be solved differently with respect.

Why do we like to read, watch and listen to stories?

Books, movies, podcasts, blogs… there are lots of material we are attached to, because we need to escape to fantasy from time to time.

We read a novel, sometimes we tend to choose the kind we identify with, sometimes is random. The same happens with movies. We go to the cinema looking for entertainment but is not the main reason. The main reason lies within entertainment is to escape to a reality different from ours.

We read about doctors, serial killers, ghosts, heroes, great women and men in great stories. We don’t like to watch a long boring or plain movie. We don’t listen to a podcast of someone talking about what happens daily in the real world. We look for something different: emotions, feelings something that could move our own world.

We like to be detective from time to time, to be that gorgeous doctor or a multimillionaire scientific that has the knowledge and means to build a super suit and save the world. We want to escape reality so we can be in a comfortable enjoyable position. We just need to feel the adrenaline and the emotions that the stories give us.

Ya profundizaré cada pregunta y respuesta en un post anterior. 🙂

Shortlink para esta entrada: http://tiny.cc/p5o2v


El que se enoja pierde o la tecnología no es infalible.

Todos en algún momento hemos escuchado ese dicho de “el que se enoja pierde” y lo único que pregona es paciencia. Hoy lo viví de manera empírica y vaya que aprendí la lección. Todo comenzó ayer… (sonido de arpas mientras se recrea la escena del flashback)

Ayer sábado visité a un par de clientes, ambos a más de 30Km de la montaña. Los primeros equipos auditados fueron bastante rápidos, pero los 3 últimos fueron una verdadera pesadilla: Windows Vista Starter, con 1GB en RAM, fragmentación de registro del 60% y 50% de disco duro. Sólo en arrancar tardaba casi 5 minutos. Otros con el clásico malware que identifica cuando lo quieres remover y empieza a bloquear tus intentos reproduciéndose como loco y tratando de infectar todo equipo que encontrara en red. Me enfoqué en este último y me enterqué hasta que saliera. Pero me tardé el doble de lo que pensé.

Ya en la noche después de actividad y media recordé que no pasé a Cablevisión a hacer el pago que había vencido. No iba a tener señal de Internet ni tampoco de TV, pensé que iba a poder sobrevivir con la señal intermitente del iPhone entre EDGE y 3G; qué equivocado estaba.

Casi para dormir, cayó una tormenta en la montaña y la señal en el teléfono simplemente no servía. Marcaba EDGE por unos instantes y luego perdía la señal. Me agobió no poder ver los pendientes a los que estoy acostumbrado y el hecho de que la señal fuera tan mala precisamente esa noche que no tenía Internet.

Me acosté enfadado por haber olvidado pasar a pagar Cablevisión y me propuse ir temprano a hacer el pago. Además dado que mi hermano andaba fuera de la ciudad, mi padre iba a querer ver el mundial aquí en la casa. Así que estaba decidido: tenía que ir aunque fuera en domingo.

Hoy desperté a las 7 y busqué en el teléfono la locación de las sucursales donde podía hacer el pago en domingo. Me enfadaba ver la E junto a 5 rayitas que indicaban que supuestamente tenía todo para que apareciera el 3G y nada. Después de casi 10 minutos para una búsqueda que debió tomar segundos, identifiqué la sucursal de Coapa y salí sin desayunar a las 8:40 esperando llegar en el momento que abrieran las puertas y regresar a las 9:20 para desayunar bien y con calma.

Llegué a las 9 y me encontré la sucursal cerrada. Pensé – estos huevones seguro van a abrir onda 9:20 – así que decidí estacionarme fuera de Coaplaza y esperar a que abrieran. A las 9:15, impaciente y aprovechando la maravilla del 3G revisé de nueva cuenta el horario de la sucursal.

“Horario: De 9:00 a 20:00 hrs lunes a sábado” ¡ARGHHH! ¡Carajo! Por andar enojado con la señal no leí bien que era lunes a sábado. Decidido y aprovechando que ya estaba fuera de casa, busque una sucursal que abriera en domingo y la única que abría a las 10 era Iztapalapa en la Plaza Aristeum.

Busqué en el Google Maps el 941 de Ermita Iztapalapa y lo ubicó casi a la salida de Puebla. – “No importa” – refunfuñé – “al fin y a estas horas que no hay gente llego en 20 minutos y a las 10:30 estoy de regreso en casa” – pobre iluso –

Aprovechando que estaba en Coapa decidí tomar la ruta “entre calles” que parecía la más directa. Lo más natural hubiera sido tomar Calzada de Tlalpan y dar vuelta en el Eje 8 que es Ermita Iztapalapa y seguirme derecho hasta que apareciera la plaza, pero no; el destino me tenía lista mi lección.

Después de dar como 10 vueltas (sin exagerar) en una calle y puentes cuyo sentido es imposible de determinar, noté que un coche tomó por donde parecía que iba a aparecer una horda de autos en sentido contrario pero no fue así. Tomé por ahí y aparecí en la Av. Tláhuac la cual estaba en obras. Sólo dos carriles de cada sentido estaban habilitados.

Eran ya las 9:30 y los comercios se veían muertos, sin gente. Delante de mí sólo había otro coche y las máquinas abandonadas sugerían una escena de película tipo “Terminator” o “I’m Legend” Me detuve un momento a escribir un reclamo al jefe de gobierno que mantiene la ciudad con obras tan inútiles y estúpidas como el metrobús en la Av. Insurgentes – sé que hay gente que le encanta el metrobús, pero son los que lo toman a horas no pico y que no tienen automóvil. – Tomé un par de fotos de la obra y de un motel con un nombre sugerente y seguí mi camino.

La calle parecía suelo lunar de tanto cráter y protuberancias y volvía el pensamiento de reemplazar mi adorado coche por un “todoterreno” El humor estaba ya incontenible, eran casi las 10 y yo todavía veía lejos el 941 de la mugre plaza. Llegué a Periférico y el tráfico parecía el de cualquier día entre semana. Los microbuses ocupando los 3 carriles buscando ganarse el pasaje entre sí. Los policías inútiles impávidos aleteaban las manos como si eso fuera a hacer más fluido el tránsito en vez de multar o meterles un balazo a esos parásitos que tratan a su pasaje como ganado en vez de como personas.

Mientras mentaba madres, no se me ocurrió buscar en la App “Estoy en el mapa” la localización de la Plaza Aristeum y me seguí por Ermita Iztapalapa observando el puntito rojo donde se suponía iba a aparecer Cablevisión como si fuera Jesús resucitado a sus discípulos.

10 de la mañana y observé la computadora de viaje con unas estadísticas de miedo: “1hr 40min, 25Km, 4.5Km/L” O sea que llevaba manejando casi 2hrs a una velocidad promedio de 15Km/hr y gastando 5 y medio litros de gasolina. Eso ameritó un “¡No mames!” de mi ronco pecho.

Al llegar casi a la salida de Puebla vi un súper y pensé – “Esa debe ser la jodida plaza Eliseo o como quera que sea su chingado nombre” – me dí vuelta en “U” y casi se me estampa del lado derecho una guayín Fairmont de los 80s.En ese momento me orillé para tomar un respiro y calmarme un poco.

10:20, abrí la App para localizar la plaza en el mapa y oh sorpresa. La plaza estaba en el cruce del Eje 3 y Eje 8, es decir, a 10Km al menos de donde yo estaba. Ok… tranquilo Rod. Puse en el iPhone la selección de música de los 80s aprovechando que un coche ochentero me iba a dar un reality check, respiré hondo y fue en ese momento cuando vino a mi mente el dichoso dicho “El que se enoja pierde” (y a mi me fue bien después de todo) Por andarme confiando de los mapas del GPS casi me chocan, gasté tiempo, gasolina y metí mi coche en unos lodazales que parecía que me había ido a jugar Gotcha con él. Si tan sólo me hubiera calmado y hecho mi búsqueda con calma, la búsqueda en la mañana!!!!

Lo natural hubiera sido: buscar serenamente la sucursal adecuada, seguro hubiera desayunado rico, nutritivo y a buena hora. Acudido a Plaza Loreto tranquilamente a las 11 de la mañana, hecho mi pago sin problemas y tal vez tomado un cafecito en algún Starbucks. O en su defecto, tal vez hubiera ido a la ahora sacrosanta plaza Aristeum, pero tomando Calz de Tlalpan y llegando a las 10 en punto o incluso antes. Pero hoy debía de aprender mi lección.

Eran las 10:41 y salía de la dichosa plaza con mi ticket de pago del servicio y pensando – “Nada más falta que activen el servicio hasta el lunes” – de haber sido así, esta entrada hubiera aparecido mañana por la tarde y no fue así. La lección está aprendida: el que se enoja pierde y no hay que confiarse de los GPS o de las rutas alternas 😉

Abur

Shortlink de esta entrada: http://tiny.cc/syu6p