Incendio por zona de Xochimilco en México D.F.

Actualización 3 de diciembre 8AM

Apenas encontré un medio que se “molestó” en publicar al respecto aquí

A punto de ir a dormirme me encuentro con esta escena dantesca de un incendio hacia Xochimilco 😦

Para no variar, eran las 10 de la noche y no encontré ningún sitio de noticias que estuviera informando al respecto. Dado que luego toman las fotos y ni autor le ponen – o en su defecto se copian el post y lo usan como si ellos lo escribieran – subí aquí en resolución 1024×768 las mejores de un set de 10.

Ojalá lo controlen pronto porque si de por sí nos estamos ahogando en el DF con tanta obra que provoca más embotellamientos de los que ya existen, con ésto, va a terminar de envenenar el aire.

Cámara Sony DSC-F828 en modo manual

Sólo en cines? No gracias…

Sólo en cines

Foto de hazmeelchingadofavor.com

Hasta hace tiempo podía jactarme de ser una persona que estaba en contra de la piratería; fuera de ropa, películas, juegos, en fin… cualquier tipo de piratería. Pensaba que no era justo que alguien lucrara con el trabajo de alguien más. Soy de los que pagan las aplicaciones para el iPhone aunque la única diferencia con la aplicación de pago sea la existencia de publicidad. Creo en el apoyo y el reconocimiento al trabajo de las personas y de las organizaciones. Además de que generalmente en esa industria clandestina surgen lacras sociales que les gusta el dinero fácil o que derivan en otros negocios ilícitos tan graves como el lenocinio y el narcotráfico.

Esta era mi opinión y criterio pero ha ido cambiando radicalmente. Ahora la acepto y tolero. Ya no critico a los que compran películas de $10 pesos en las salidas de las estaciones del metro. Ya no hago expresiones de desaprobación al notar que una prenda es imitación, etc. No apruebo en absoluto la existencia de la piratería, pero ahora soy tolerante con los consumidores porque no es que quieran promover esa economía informal que afecta al equilibrio macro económico, sino porque las circunstancias hacen que la piratería sea la decisión más “cuerda” en este mundo de locura. ¿Porqué es lo más cuerdo?  Bueno, no sólo en algunos casos. Si fuéramos racionales y exigentes con recibir a cambio de nuestro dinero artículos y servicios de calidad, el cine, como lo conocemos, sería muy distinto al de nuestros días.

Caso 1 – $108  – Pareja de estudiantes.

Acudes a un cine de una zona “estándar”. Llegas en transporte público con tu pareja $10
Antes de llegar, pasaste a la tiendita de la esquina y compraste una coca y una torta para “papear” durante la película $26
Como vas en Miércoles, la entrada te cuesta $36 pesos, pero llevas a tu pareja y te gastas $72
Regresas a tu pareja a su casa y luego te vas a la tuya $10 pesos

Caso 2 – $243  – Pareja de jóvenes, tal vez trabajan o los mantienen.

Acudes al cine en tu auto que te da más o menos 10Km/L y el estacionamiento es de los que todavía tienen la decencia de darte 2 horas de cortesía si sellas tu boleto. Dos horas y media de película junto con 30 minutos de anuncios (que ya pagaste tu boleto por lo que no debería haber ni uno) hacen que pagues estacionamiento por poco más de 3 horas $24 más unos $40 de gasolina.
Compras el “Parejas” de los infames “combos” de palomitas, refresco y una golosina “equis” que a pocos les gusta por $95
Fuiste en fin de semana por lo que te dejan ir el precio completo por dos entradas: $84 en un cine en una zona “estándar”

Caso 3 –  $594 Familia pequeña clase media

Matrimonio que va al centro comercial con sus dos hijos, ahí comen y por supuesto, van al cine. Dado que llegan desde temprano, sus dos horas de cortesía de cine no sirven de mucho, pagando $72 de estacionamiento y $40 de gasolina.
A cada uno de sus hijos le compran el infame combo y un Icee – me encantan – los papás piden un sólo combo para ellos $290
2 adultos $ 108 pesos más 2 niños $ 84 pesos ya que “güeeeeey estás yendo a Perisur y en Perisur es más ¿nice'” $192

Caso 4 – $940 ida de gente “bien” (por cierto, me caga el término “gente bien”)

Dejas tu Porsche 911 Turbo en el Valet Parking $40 del Valet, más $50 del estacionamiento, más $90 de gasolina más $10 de propina al güey que hiciste feliz por manejar tu coche = $190
Pides Sashimi de salmón, una chela y tu pareja pide ensalada para cuidar la dieta $250
Como vas al cine VIP ultra plus platino pagas
$ 240 por las dos entradas
Ya dentro del cine pides un chupe porque está muy chida la movie y a tu pareja se le antoja un juguito de cranberries $250

Caso del papá “pidata” – $73

El señor compra “Mi villano favorito” en blurey. No sabe qué es el blurey pero el vendedor le asegura que se ve más chigona la película y se reproduce en cualquier DVD. Por $10 pesos no suena nada mal. Aunque le esté viendo la cara con lo del Blu-ray y corra peligro de que el disco sea de tan mala calidad que por haber estado en el sol varios días explote dentro del reproductor de DVD. Bueno, sí eso pasara, como sucedío en casa de la tía Yoya, pues se compra otro y listo. Al fin están en el “Güolmar” en $400 y a 12 meses sin intereses.
Pasa a la miscelánea de la esquina y compra una Coca de 2 Litros, una bolsa jumbo de Sabritones, 4 limones, una caguama de Indio y un Monster que le gusta a su vieja por $60
Gasto de energía por poner la película en la comodidad de su sala a su mujer y sus dos hijos $3

Por 73 pesos el papá “pidata” pasó una tarde con su familia, entretenidos, sin transportarse y en la comodidad de la sala de su casa. A comparación del caso más económico de la pareja de estudiantes de 108 pesos, transportándose y sin comprar en la tienda del cine.

Si este gasto lo hacemos cada fin de semana, tenemos que el papá pidata se está ahorrando $2,084 al mes al comprar su película pirata en el tianguis, comparado con el papá de clase media que lleva a sus hijos al cine. Anualizado es un ahorro de $25,000

Se podría alegar como decía el slogan de hace algunos años que “El cine se ve mejor en el cine” pero hay que sufrir incomodidades cuando uno va al cine y todavía pagar por ello. Primero las filas para comprar boletos, las filas para que te roben en el mostrador de las golosinas. Los precios exhorbitantes como por ejemplo: 1 litro de agua que cuesta afuera $5 te lo cobren en $20 y unas palomitas que cuestan $2 te las cobren en $40. Finalmente tienes que hacer fila antes de que empiece la película, si no, te toca hasta adelante y sales con el cuello torcido como si fueras pájaro dodo. Si alcanzaste un buen lugar, no falta la gente que va a platicar en vez de ver la película, o el señor con huevos gigantes que separa las piernas hasta que choca tu rodilla con la de él y ni se disculpa por invadir tu espacio vital.

Además tienes que esperar 30 minutos de anuncios que no te interesan en lo más mínimo más que los avances de películas, los que hace algunos años llamábamos “cortos” y que han sido sustituidos por el término anglosajón trailer. Durante la película el sonido a veces está peor que el de tu TV de hace 10 años, el aire acondicionado brilla pero en el sudor de tu frente cuando no lo encienden, o brilla en la escarcha que se te hace en la nariz cuando lo encienden como si estuvieras a medio día bajo el sol en medio del desierto.

Finalmente, sobrevives al asalto de la dulcería y del boleto del cine con la incomodidad de la sala de proyección y todavía tienes que sufrir la salida del estacionamiento y el robo que también se comete ahí.

Luego entonces, si  esperáramos que saliera a la venta en cualquiera de sus formatos, las películas que quisiéramos ver, sería más cómodo y racional que acudir a cualquier sala comercial de cine. Tiene su encanto el ir por el paseo, el ver gente, pero en mi caso, antes de ir al cine, habrá que considerar más opciones o hacerlo en espacios de tiempo más separados.

Sólo en cines? … no gracias. Mejor me espero a que salga en DVD

Abur

Los contrastes en México

Esta semana visité algunos clientes por el área de Bosques de las Lomas que está a un cruce de cerro de Santa Fe; ambas zonas de alta plusvalía en la ciudad de México. Tomé una ruta que me evita, precisamente, el cruzar el cerro por debajo viniendo de Santa Fe y me encontré a mi izquierda con esta vista:

Contrastes

Un conjunto de colorido de casitas sin terminar edificadas en el cerro. Ropa tendida a la vista, maleza creciendo sin control a su alrededor y sin presencia de calles o medios de acceso, llamémosle “decentes”. A la derecha se ve un edificio nuevo emergiendo del fondo de la barranca. La entrada frontal al edificio, es la clásica con una caseta de seguridad, un pequeño lobby y su fuentecita coqueta que no sirve de nada más que de vista. No tomé la foto porque la gente de seguridad luego es algo paranoide a pesar de que mi look, creo yo, no es de secuestrador y mi coche no está tan jodido para la zona. Opté por evitarme momentos de discusiones futiles e innecesarias.

Ya en mi cita, algunos metros delante de esta escena, tuve a bien comenzar la rutina de análisis de los equipos de mi cliente. Cabe mencionar, es una delicia el otorgarles mis servicios. Fuera de la servidumbre que se creen los patrones de quien sirven, estas personas me reciben siempre con una sonrisa, me ofrecen literalmente lo que quiera: un sandwich, un café gourmet, galletas, etc. (: así da gusto atenderlos y procuro dar siempre más de mis servicios.

En fin, la vista desde ahí era completamente distinta a la realidad unos metros más abajo.

No tiene nada de malo. Hay gente que hereda el dinero que tiene. Otros lo hacen trabajando duro. Otros lo roban, pero lo tienen 😐 Es sólo una oportunidad para reflexionar al respecto. Yo no puedo imaginarme qué pueden pensar a cada lado de la barranca. Unos que tienen de vista unas casas destartaladas y feas. Haber pagado cifras groseras para tener un departamento en Bosques de las Lomas y tener de vista, no un bosque de árboles, sino un bosque de casuchas.

Por otro lado, alguien que vive en esas casas cuya vista es una serie de edificios y casas donde solamente el auto cuesta más dinero que 10 de esas mismas casas en donde vive. En algunos edificios se aprecia el roof garden con barandales de cristal que permiten ver qué sucede en ellos: las palmeras, asoleaderos, albercas, fiestas, etc. ¿Qué pudiera pasar por la cabeza de alguien que vive a pocos metros de esa opulencia? Yo no lo sé, ni me lo puedo imaginar. Sólo me queda compartirles los contrastes en México

Del jardín de Pita

Queriendo tomar la foto a la flor de un cactus, me encontré con alguien que no sintió mi presencia, aproveché antes de que volara.

Ésta fue la flor que cautivó mi atención. Lástima que un caracol la encontró primero mellando uno de sus pétalos 😦

El Efecto multiplicador

Este post se deriva de un correo que me envió un amigo. Es muy lineal, pero ejemplifica de una manera hilarante e irónica lo que NO sucede en México, desde la crisis de EEUU y después con las estúpidas, alarmistas, pueriles y poco profesionales decisiones respecto a la influenza tomadas por el Gobierno del D.F.

Ahh me desahogué 🙂 qué bien se siente.

En fin… ahí les va lo que recibí por correo

Efecto Multiplicador!!!!

No sé quien fue el genio que lo escribió … pero es excelente …

Es agosto, en una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada; cae una lluvia torrencial y hace varios días que la ciudad parece desierta.

Hace rato que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un ruso mafioso forrado de guita y entra en el único pequeño hotel del lugar. Pide una habitación. Pone un billete de 100 dólares en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.

Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.

A su turno éste sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor de alimentos para animales.

El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va.

Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!!!

MORALEJA: SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS!!!

Abur

Shortlink: http://wp.me/pc17m-kJ